Dark Light

Holanda ha reabierto, y una de las medidas que las trabajadoras y trabajadores sexuales holandeses están tomando es prohibir los besos.

Según reporta The Guardian, algunas prostitutas holandesas deberán adaptarse a los tiempos de la “pandemia”.

En primera instancia se prohíben los besos y al parecer no se implementará el uso de tapabocas durante las sesiones de sexo. Otras medidas incluyen lavar las sabanas luego de cada sesión, usar desinfectante y lavarse las manos constantemente.

Como en cualquier comercio, se interrogará al cliente para ver si tiene síntomas o si vive con alguien que los tenga.

Una trabajadora sexual entrevistada por The Guardian dijo ellas ya están acostumbradas a una “emergencia sanitaria”, pues, dice, han tenido que lidiar con virus “mucho peores que el corona”.

 

Foto: Gio Mikava

entradas relacionadas
Total
2
Share