Inicio Opinión Un Parque digno de Acapulco / Por Pedro Kuri Pheres

Un Parque digno de Acapulco / Por Pedro Kuri Pheres

5 minuto leer
0
349

Si de algo padece profusamente Acapulco desde hace algunas décadas es de espacios públicos
dignos. El crecimiento urbano desmedido y sin planeación no previó la habilitación de áreas para
el esparcimiento familiar, la sana convivencia social y la activación física. De alguna forma, esto ha
contribuido al resquebrajamiento gradual del llamado tejido social con jóvenes tentados a formar
parte de las filas de la delincuencia organizada, ante la falta de lugares adecuados para practicar
deportes o disciplinas artístico culturales. Y los pocos existentes en esta urbe evidencian
abandono, descuido e indiferencia oficial. Algunos, incluso, cumplen un despropósito porque
sirven para ingerir bebidas alcohólicas y drogas o refugio de indigentes.
El Parque Papagayo, sinónimo de identidad del puerto y su espacio público más grande y
significativo, no ha quedado exento de la desatención y los malos manejos en su administración.
En los años 80 y parte de los 90 -no podemos referir esto sin cierto dejo de nostalgia-, era
fundamental como atractivo turístico dada su conexión con lo que ahora es la ventana ecológica
del asta bandera, su vistoso teleférico, los toboganes del cerro del Mogote, sus lagos artificiales, el
roller y un pequeño parque de diversiones.
Inexplicablemente, esa tradicional postal fue víctima de una vorágine que nos dejó un “pulmón
verde” anárquico, con un fallido zoológico que causa tristeza por el mal estado en que mantienen
bajo cautiverio a sus pocas especies y una plaga felina cuyas heces tornan insoportable las
caminatas en sus distintas áreas.
A esa estampa se añade la expedición de permisos para la proliferación de negocios de alimentos,
inflables, juguetes y canchas privadas que aniquilan la esencia del parque como tal.
Este fin de semana, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el gobierno
de Guerrero presentarán el proyecto de rescate del Parque Papagayo para devolverle,
precisamente, su esencia como el área verde más importante del puerto. La intención de este
ambicioso plan, que tendrá una inversión bipartita de 300 millones de pesos, es convertir otra vez
ese lugar en un referente del puerto en el mercado turístico.
En espera de los detalles, esa obra de remodelación debe considerar obligadamente el retiro de
todas las concesiones que permitieron asentar una suerte de tianguis en su interior y exterior, y
rescatar parte de aquellos elementos como sitio de interés obligado.
De cumplir las expectativas, que son muy altas, el gobierno estatal estaría consolidando su intento
por comenzar un rescate integral del Acapulco Tradicional con miras a un reposicionamiento
turístico que inició con las obras de remodelación de La Quebrada, Sinfonía del Mar y el Paseo del
Pescador. Esa tendencia extendería la mejora del panorama de la Costera hacia la zona Dorada,
con acciones obligadas de autoridades y de la propia iniciativa privada, a fin de armonizar la
imagen y considerar a futuro, por qué no, la postergada rehabilitación del Centro Internacional
Acapulco.
Pedro Kuri Pheres en Facebook
@pedrokuripheres en Twitter

acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Se rajan morenistas en reto virtual para ayudar a Ometepec ante Covid19

El medio social, Ometepec Nuestro Nido  publicó un reto a funcionarios y representantes po…