En un texto de ocho párrafos, el excandidato del PRD a la alcaldía de Acapulco y empresario en materia de seguridad, Joaquín ‘Jacko’ Badillo pidió al gobierno “tomar la palabra al narco” como una estrategia de aminorar “un poco el baño de sangre” en la entidad.

En la opinión de Badillo, que desde la campaña hasta estos momentos es cobijado por el exgobernador, Ángel Aguirre Rivero -quien dejó el cargo tras los hechos violentos en Iguala y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa-, las autoridades deben tomar en serio el entablar un diálogo con los grupos criminales que siembran amapola en la sierra y las regiones Centro y Norte del estado.

“En nuestra humilde opinión, las autoridades deberían analizar con mucha seriedad esta propuesta y tomarles la palabra a esas personas, pues si tanto apelamos al estado de Derecho, esta es la oportunidad no solamente de aminorar un poco el baño de sangre en nuestro estado, sino de hacer que nuestros campesinos dejen la ilícita producción”, sostuvo Badillo.

En su escrito, el dueño de una empresa de seguridad privada, dijo que las autoridades deben analizar y tomar con seriedad lo propuesto en múltiples ocasiones por el obispo de la diócesis Chipancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, a quien calificó como “famoso” por sus constantes encuentros con líderes criminales.

“A quienes inclusive los va a encontrar a sus territorios, recientemente reveló que algunos narcos le han pedido que sea el intermediario ante el gobierno para la siembra de productos legales”, expuso.
Ante esto, Badillo pidió a la autoridad tomar la palabra a esos grupos que buscan dejar de cultivar la amapola, de donde se produce la goma de opio y heroína, para dar paso a la siembra de aguacate, mango, guayaba, papaya, durazno, frijol, maíz y titomate.

“Hacer que nuestros campesinos dejen la ilícita producción que en muchos casos les han acarreado problemas legales, cuando no la muerte, y retomen sus tierras de labor en lo que nunca debieron de haber dejado, la producción de alimentos”.

“No sería remoto que como consecuencia de ello, Guerrero volviera a florecer como un estado rico en producción agrícola y por añadidura hasta ganadera, ir hiladas estas dos actividades”, precisa el texto.
El excandidato a la alcaldía de Acapulco destaca en su texto, lo que ha señalado desde el año pasado, la caída en el precio de la amapola, pues de 40 mil pesos que costaba el kilo, hoy se encuentra entre los 3 mil o 3 mil 500 pesos.

Según Badillo, en otras épocas, los narcotraficantes eran “idolatrados” por los campesinos, pues en el abandono institucional, eran ellos los que hacían obras, infraestructura, rehabilitación de escuelas, iglesias y “apoyos personales a la gente”.

El contexto de la opinión del empresario acapulqueño en seguridad privada se da en medio de una violencia que afecta a las siete regiones del estado, incluido el puerto de Acapulco, la segunda ciudad a nivel nacional más violenta del país, según agrupaciones civiles.

Además, Acapulco, tiene al menos 20 colonias con elevados indices de violencia, como lo señaló el Consejo Nacional de Seguridad Pública.

En estos momentos, ante la entrada del nuevo gobierno morenista en el municipio hace casi mes y medio, la autoridad municipal buscará que los bares y discotecas cumplan con el reglamento de cerrar a la una de mañana, y solo se podría extender el horario en vacaciones o temporadas.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Acapulco
Comentarios cerrados

Mira además

Reitera Astudillo disposición para colaborar con AMLO en la paz de Guerrero

Asiste el mandatario a la sesión de la Comisión de Seguridad de la Conferencia de Nacional…