La muerte del senador John McCain y la partida del legislador Bob Corker, de los políticos que cuestionan al mandatario desde su mismo partido, se ven como un cambio radical en la manera en que el Congreso de Estados Unidos supervisa a la Casa Blanca.

“La muerte del senador John McCain anuncia un cambio radical para los desafíos del Congreso a la administración Trump en materia de seguridad nacional, ya que los dos críticos republicanos más destacados del presidente pasan sus poderosos mazos de comité a dos de los principales partidarios de Trump”, escribió The Washington Post.

Fuentes en Arizona cercanas a la familia de McCain revelaron que de las últimas peticiones del senador sobresalió que el presidente Trump no fuera invitado a su funeral.

McCain y Corke fueron reconocidos no sólo por su tenacidad al supervisar administraciones de su partido sino de gobiernos demócratas.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Destacada
Comentarios cerrados

Mira además

Papa Francisco: “El sexo es un regalo de Dios” y calificó a la pornografía como una “industria de mentiras”

Instó a los jóvenes a proteger su sexualidad de la pornografía y otras tentaciones que sep…