Dark Light
Teníamos un ejército que era orgullo de México, hoy las opiniones ya no son tan favorables

Las Cosas de la Política

Miguel Ángel Hernández Albarrán

Salvando al soldado Ryan es una película sobre un hecho y drama que se desarrolló en la segunda guerra mundial, para algunos es una historia épica, para otros una historia con sesgo humanitario, en México se hizo una película irónica con una posible realidad de la actualidad del México real de estos tiempos en los que el narco pesa y se pasea impunemente, la trama de un narco mexicano que arma un comando para rescatar al soldado Pérez (su hermano que es secuestrado por fedayines en Irak), ficción que puede ser realidad si la historia la trasladamos a tiempo presente en el territorio nacional.

Así tenemos que armar una operación urgente para salvar al soldado mexicano, no es singular sino que es en plural, el ejército, la tropa, los soldados pues, estan secuestrados metafóricamente hablando, el ejército mexicano esta Secuestrado por un narco gobierno (es la percepción por la omisión que se convierte en comisión de complicidad) que ha sobornado a los altos mandos del ejército, y ahora la tropa esta dedicada y sobajada en tareas que no les corresponden, estan perdiendo su dignidad patriota, al estar bajo el mando de un “jefe supremo” que utiliza la perversidad para buscar dogmatizarlos y confrontarlos con sus hermanos de sangre y de nacionalidad.

Los criminales le han perdido el respeto al ejército y la armada y también ciudadanos azuzados bajo la amenaza y el temor a los delincuentes que los usan de carne de cañón, la Oligarquía militar que ya disfruta de la riqueza que les genera el manejar grandes presupuestos entregados directamente para construir obras como el AIFA y el tren Maya se esconde tras la falsa obediencia al jefe supremo y tienen como garantía la secrecía de la opacidad y el pretexto de la impunidad bajo el esquema de la seguridad nacional, ¿acaso la tropa ha recibido parte de las ganancias?, quien audita los recursos que manejan los altos mandos, es corrupción total, corrompe al ejército y los degrada a simples ladrones del erario público.

La “ley de Herodes” es ya parte de la milicia, los “cañonazos” han mermado la disciplina y el patriotismo del soldado mexicano, la sociedad los percibe ya como parte de la corrupción y la complicidad con el crimen, complicidad por omisión de la orden de “abrazos, no balazos” y la comisión de no honrar a México, hay tropa y mandos en activo y en retiro que se encuentran descontentos, tal vez sean los menos, pero los hay, por lo pronto habremos de seguir siendo parte de esta trama, unos como testigos forzados, otros como activos y cómplices del retroceso social que genera un político y su locura.

Pueden estar o no de acuerdo, pero la imagen, la realidad, la omisión y la comisión, no generan confianza y menos tranquilidad, esta trama resulta irónica y risible, sólo habrá que esperar a que la dignidad militar logre… Rescatar al soldado mexicano.

PD. Teníamos un ejército que era orgullo de México, hoy las opiniones ya no son tan favorables, su dignidad ha sido pisoteada por quien, no merece ser nombrado “Jefe Supremo”

entradas relacionadas

Sí, pero no

Se habla de narco elecciones en algunos estados, tenemos el ejemplo de Tamaulipas, hay evidencias

El traidor

Las Cosas de la PolíticaMiguel Ángel Hernández Albarrán Y la política a la mexicana entra en la etapa…
Total
1
Share