Tras poco más de un año de intensas labores en la reestructuración del Museo Comunitario Indígena Tlappan, en Tlapa de Comonfort, Guerrero, éste fue reabierto para exhibir la riqueza cultural del municipio considerado el corazón de La Montaña guerrerense.

 

La remodelación fue posible gracias al trabajo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través de su sede estatal en Guerrero —dirigida por la antropóloga Blanca Jiménez Padilla—, que realizó el levantamiento arquitectónico del inmueble, la investigación y guion museológico, el planteamiento y la distribución museográfica, y la clasificación de las piezas en los módulos temáticos: paleontología, arqueológica, religión, rituales agrícolas, mitos y leyendas, época colonial, independencia, revolución, códices, costumbres, tradiciones y artesanías.

 

Las más de 300 piezas que integran el acervo de este recinto comunitario, ahora se exhiben en un inmueble de dos plantas construido ex profeso, luego de que esta colección deambuló por distintos espacios, como el ayuntamiento y la biblioteca municipal pública. Ahora, con el esfuerzo del Centro INAH Guerrero y de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH, instancias que donaron el mobiliario para la exhibición de los objetos, este legado está protegido y es compartido con los diversos pueblos de la región de La Montaña.

 

Los antecedentes del museo se remontan a 1992, cuando los profesores bilingües Adulfo Camilo Sánchez (na savi), José García García (nahua) y Melquiades Bruno Flores (me’phaa) —fundadores del espacio—, comisionados en aquel entonces por la Dirección de Educación Indígena, se dieron a la tarea de recopilar y exhibir objetos que consideraban tenían importancia histórica o arqueológica para la región, con la finalidad de fomentar en los niños el cuidado del patrimonio cultural.

 

“Cuando conocí el museo estaba en un espacio de la biblioteca municipal, en condiciones no muy buenas, pero me llamó la atención que llegaban muchos niños de la diversas escuelas de Tlapa, inclusive, gente de las diversas comunidades de la región que lo visitaban, a los cuales los profesores explicaban en tlapaneco, mixteco o náhuatl el acervo que ahí se exhibía”, recordó la directora del Centro INAH Guerrero.

 

Con el tiempo, el acervo se incrementó gracias a donaciones de los pobladores de Tlapa y de las comunidades de la región de La Montaña, así como con préstamos temporales. De esta forma, los materiales expuestos tenían textos provisionales e información que los profesores obtenían de distinta manera.

 

Por esos años, el Centro INAH Guerrero les facilitó bases y capelos para que expusieran y protegieran las colecciones, las cuales crecieron de manera importante, rebasando la capacidad del recinto que, además, cambió de sede en varias ocasiones.

 

“Antes de la reestructuración del museo, la mayor parte de las piezas estaban apiladas y desordenadas, sin clasificación, incluso había algunas que eran falsas por lo que se depuró el acervo. Ahora con esta reestructuración tuvo un cambio muy significativo”, indicó la antropóloga Jiménez Padilla.

 

Para la actualización del espacio comunitario se realizaron cedularios con información adecuada y científica, en tanto que en la parte etnográfica se cuenta con trajes de la región y elementos distintivos de la riqueza cultural de estos pueblos, y se exhiben los facsimilares del Lienzo de Tlapa y el Códice Azoyú, que actualmente resguarda la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia.

 

Explicó que este museo busca brindar información académica y científica del devenir histórico de la región, para el conocimiento de los pobladores; se trata de una zona rica en patrimonio cultural y que contrasta con las carencias económicas que vive cotidianamente.

 

“Sus manifestaciones culturales están vivas a través de sus tradiciones, mitos, rituales, expresiones artísticas, fiestas patronales, música, danzas, amén de su organización social, pluralidad lingüística, historia prehispánica y colonial que sigue presentes en los diferentes pueblos que conforman la región de la montaña de Guerrero, donde Tlapa ha sido, desde esas épocas hasta la actualidad, el centro del poder político, económico y cultural”, comentó.

 

En el museo comunitario se pueden observar restos fósiles, como caracoles marinos y amonites, además de restos molares y fragmentos de huesos largos de mastodontes y mamuts del Pleistoceno.

 

También presenta una gran cantidad de vestigios prehispánicos, como vasijas de diversas culturas, incluidas la olmeca (900 a 800 a.C.), así como cajetes del tipo anaranjado delgado y braceros con iconografía teotihuacana (400 d.C.), además de esculturas de influencia tolteca (1000 d.C.).

 

La colección arqueológica contiene objetos rituales y domésticos, como sellos, puntas de proyectil (llamadas piedras de rayo), hachas de piedra verde, cuentas de jadeíta y malacates; destacan esculturas de piedra, conocidas como “ídolos”, que eran utilizados en rituales agrícolas, en especial para la petición de la lluvia.

 

De objetos históricos exhibe armas antiguas en su mayoría procedentes de la Revolución Mexicana, como rifles recuperados en algunos bastiones zapatistas y espadas, así como monedas y objetos de uso común.

 

En la planta baja del museo se ubican los módulos: Paleontología, Amonites, El Pleistoceno, Los primeros humanos y grandes animales que cazaron, Culturas prehispánicas, Desarrollos tecnológicos, Cultura olmeca, Culturas teotihuacana y tolteca, Cultura mexica,  Zona Arqueológica de Contlalco-Tlapa, El valle de Tlapa y sitios asociados, Señorío de Tlachinola, Sistema de gobierno, Maíz, el sustento de los pueblos, Alimentos locales, Rituales agrícolas y Mitos en La Montaña de Guerrero.

 

En el primer nivel se presentan: Nuestros ancestros, Conquista y encomienda, Sistema económico colonial, Los agustinos y la evangelización, Códices de la región, Los códices en la ritualidad actual incluyendo cómo se lee un códice, Antecedentes de la Independencia, La Montaña en la Independencia, Tlapa en la Revolución, Mixtecos, Nahuas y Tlapanecos, Tlapa: cultura y religiosidad, Danzas, fiestas y música, y Gastronomía y artesanía.

 

Actualmente, los maestros comisionados al museo son J. de Jesús Bruno Arias (me’phaa), Eduwigis Santiago Avilez (me’phaa) y Heleodora Espinobarros Vivar (na savi). El montaje fue realizado por la arqueóloga Elizabeth Jiménez García, los arquitectos José Luis López Suarez, Rafael Cantoran Acevedo y Héctor Romeo Torres Calderón, y personal del Centro INAH Guerrero, quienes contaron con la colaboración de dichos profesores, quienes se han involucrado en el Proyecto de Museos Comunitarios.

 

Además, colaboraron los antropólogos Samuel Villela, de la Dirección de Etnología y Antropología Social, y Eduardo Corona, del Centro INAH Morelos. Asimismo, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y el Ayuntamiento Municipal de Tlapa aportaron recursos para la adecuación del inmueble.

 

Blanca Jiménez resaltó que con el Proyecto de Museos Comunitarios, que lleva a cabo el Centro INAH Guerrero desde hace varios años, busca dar certeza jurídica a las colecciones, mediante el registro y conformación de organismos que coadyuven en el compromiso que tiene el INAH en diversas comunidades, de proteger y difundir el patrimonio cultural.

 

El Museo Comunitario Indígena Tappan se ubica en la calle Guerrero 260, colonia El Tepeyac, Tlapa de Comonfort, Guerrero. Horarios: lunes a viernes de 9:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas, sábados de 9:00 a 13:00 horas. La entrada es libre.

 

Ver fotos

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Destacada
Comentarios cerrados

Mira además

Impulsan zona rural de Acapulco, Añorve acompaña entrega de proyectos de la CNC

En los Bienes Comunales de Cacahuatepec, ponen en marcha la entrega de más de 32 mil palma…