Inicio Opinión Nueva realidad / Por: Daniel Hernández

Nueva realidad / Por: Daniel Hernández

5 minuto leer
0
361

Mis mejores deseos de una pronta y satisfactoria recuperación al gobernador de nuestro estado, Lic. Héctor Astudillo Flores, su trabajo por los guerrerenses es de amplio reconocimiento.

 

La vida a lo largo de los días y de las horas, en cada momento y muchas circunstancias nos va ofreciendo la oportunidad de reflexionar acerca de lo que pasa alrededor nuestro o incluso en nuestro interior, periodos de reflexión a veces largos y otras veces cortos, este año van más de cien días que nos han servido para eso, esta ocasión no fue de manera voluntaria.

Vamos recordando constantemente situaciones que ahora anhelamos, al principio de la actual situación las recordábamos aún más, después nos fuimos dando cuenta de otras que habíamos relegado, personas, momentos, lugares, experiencias, antes se solía decir que el tiempo era mejor brindarlo en calidad cuando no se podía brindar en cantidad, en este autoconfinamiento ¿estamos cumpliendo con esta premisa o cómo en otras situaciones le estamos dando más importancia a lo que no tenemos en lugar de lo que sí?

Al igual que tenemos cosas presentes hay otras que hemos ido relegando, olvidando o restando valor, al principio, a la mitad y al final de esta situación han ido variando en valor e importancia, obtención de provisiones y víveres, confinamiento,  y obtención de información, juicios y calificaciones, cuidarse y cuidarnos, estrategias y objetivos, discursos y acciones, ahora los resultados, las conclusiones, las necesidades futuras y las presentes, los miedos y las dudas de si estamos preparados o es lo correcto.

Momento de tener presentes a quienes están en la primera y segunda línea de esta batalla que como humanidad estamos librando, batas, guantes, cubrebocas, caretas, botas, uniformes o trajes de valientes, una mirada afable, un suspiro para retomar fuerzas, paciencia y sapiencia para comprender lo incomprensible de los demás, un corazón que está dispuesto a seguir adelante, dentro o fuera de cuatro paredes, valiosos y valiosas, valorados merecidamente.

Una tercera parte del año prácticamente, tiempo suficiente para adaptaciones y cambios de hábitos, antes lo leíamos, escuchábamos y veíamos, nos lo recomendaban y sugerían, ahora queda claro que tener actividades y prácticas saludables será nuestra mejor arma, para esta situación y para las demás que vienen, claro si nos es posible, no todos, aunque quieran, pueden ponerlo en práctica, trabajemos en el futuro pues es de todos.

Una sensación nos llevó a quedarnos en casa y cuidarnos, esa misma sensación parece decirnos que sigamos así, nos indica que aún no es momento, sensación que mueve a otros a decirnos que hay que salir, momento de evaluar y asignar lugares, el tiempo ayudará en esa tarea, se cuentan contagiados que dejaron de respirar, otros que respiran, hay otros que suspiran con dificultad, no es pues una nueva normalidad, es una nueva realidad, es la vida misma.

<

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

El Semáforo epidemiológico / Por Misraim Olea Echeverría 

El Semáforo de riesgo epidemiológico es un sistema de monitoreo implementado por el gobier…