Dark Light
Más que segmentar o estigmatizar, esto permitiría la reapertura total sin riesgos de restaurantes, bares, hoteles, centros comerciales, gimnasios, entre otros negocios que operan parcialmente, y así concretar también su recuperación económica tras un año aciago y cargado de pérdidas. 
El desorden y la desorganización son distintivos de la sociedad mexicana en su conjunto que, para nuestro infortunio, aplican enteramente en las jornadas iniciales de vacunación contra el Covid-19 ante la llegada de las primeras dosis al país.
Si mal no recuerdo, el gobierno federal se esmeró en estructurar un calendario para la inmunización progresiva conforme a necesidades y urgencias. Personal médico de primera línea que atiende a pacientes con el nuevo coronavirus, obligadamente, sería el primero en recibir la inyección dado el riesgo de su labor en esta emergencia sanitaria. Después, una vez salvaguardados los galenos, la vacuna se suministraría a la población en general conforme a grupos de riesgo, comenzando por los adultos mayores. A mayor edad, mayor riesgo en esta pandemia.
Bajo un criterio similar, países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Rusia, entre otros, aceleran la inoculación a fin de dejar atrás esta pesadilla en el menor plazo.
En México, en cambio, privan el influyentismo, el agandalle y el oportunismo para conseguir las primeras vacunas, como un jefe médico de Toluca, Estado de México, que fue destituido por “meter” en la fila para la aplicación de las primeras dosis a su esposa e hija, mientras un ejército de médicos y enfermeras siguen a la espera de ser inmunizados. Tambien abunda la falta de sensatez, como la de trabajadores sindicalizados del gobierno de la Ciudad de México que realizaron movilizaciones para exigir la vacuna sin ningún criterio de urgencia.
La campaña de vacunación demanda orden general para avanzar en la inmunización de la población y allanar, ahora sí, el regreso a la nueva normalidad.
Para ello se requiere una estrategia paralela que potencie la reapertura de actividades económicas esenciales y no esenciales, a la par de la inoculación gradual, mediante distintivos a prueba de falsificación que identifiquen a los ya vacunados.
Más que segmentar o estigmatizar, esto permitiría la reapertura total sin riesgos de restaurantes, bares, hoteles, centros comerciales, gimnasios, entre otros negocios que operan parcialmente, y así concretar también su recuperación económica tras un año aciago y cargado de pérdidas.
La identificación de población vacunada es necesaria para flexibilizar también restricciones en el desarrollo de actividades económicas como el turismo que limitan e inhiben a viajeros.
El reconocimiento de personas vacunadas en espacios públicos irá desvaneciendo, poco a poco, la psicosis perenne por temor al contagio y garantizará .
No se trata de un procedimiento complejo; por el contrario, sería una forma también de llevar un control sobre el número de dosis aplicadas y evitar la aparición de vacunas falsas ante la posibilidad de que particulares las puedan adquirir directamente a las farmacéuticas para su venta a quienes decidan prescindir de la inoculación gratuita en los plazos previamente establecidos.
Si el progreso de la vacunación se ciñe a los pronósticos de las autoridades federales y se regula bajo métodos como el , la curva de la economía mostraría sensible mejoría a partir del segundo semestre de este año.
La pandemia, como extraordinaria, amerita medidas extraordinarias para hacerle frente de manera decidida si aspiramos a tener un 2021 muy opuesto al año que recién concluyó.
Pedro Kuri Pheres en Facebook
@pedrokuripheres en Twitter
entradas relacionadas

Cuando se me hinche / Miguel Ángel Hernández Albarrán

PD. Guerrero se está jugando su futuro en esta elección, la alternancia nos puede hacer dar un salto hacia el "cabus del desarrollo" como decía Ruíz Massieu o la instauración de un nuevo modelo mixto de Alianzas políticas que puedan dar continuidad, gobernabilidad y gobernanza, el voto del guerrerense decidirá y no habrá otra oportunidad de fortalecer a nuestra incipiente democracia.
Total
1
Share