Dark Light

Las Cosas de la Política

La reencarnación de Don Quijote recorre México, solitario sin su sancho panza, busca combatir “sus propios” molinos de viento, como un valiente Hidalgo que rescatará a la nación de fantasmales adversarios y recorre el país desde una mañanera en su fiel MORENA cual rocinante obediente y domesticado, siempre dispuesto a dar la batalla o buscarla, para él sobran molinos de viento en la campiña política.

El ahora quijotes o caballero busca rescatar a su cuarta transformación como el Hidalgo de Cervantes buscaba a Dulcinea, tal vez ya la ve perdida e inalcanzable por eso ve molinos de viento en todos lados, aún más allá, pasa a considerar adversario al propio Sancho panza fiel escudero (en realidad son muchos, por no decir todos los de su gabinete, senadores, diputados y gobernadores) y a pesar de que cabalga juntos, él considera que el único héroe en esta cruzada debe de ser él mismo, nadie más.

La imaginación del moderno Quijote encarnado en Andrés Manuel pasa a ser su principal generadora de molinos de viento, no hay familia Quijano, son muchos o todos son Quijano, cada molino tiene su nombre, expresión y causa de su ataque con la lanza, lanza que utiliza con destreza a través de la diatriba diaria, cada molino tiene un nombre, un apodo, una ironía, un señalamiento y una culpa, cada molino renace y lo revive de acuerdo a la a danza, no hay nobleza, si no mera revancha, mera ocurrencia.

Y Andrés Manuel “de la mancha” seguirá buscando a su dulcinea de la cuarta transformación no alcanzada, seguirá buscando nuevas batallas, sin dejar de revivir las batallas pasadas, muchas de ellas perdidas, otras abandonadas por medio de la evidente distracción para tenerlas a la mano en cuanto haya necesidad de volver a pelearlas, total tiempo le sobra, animo lo tiene, aunque al final cuentas todo termina muy a pesar de querer buscar la eternidad terrenal y política, se confirma con estar en la eternidad de la historia SU HISTORIA.

Hay y habrá muchas interpretaciones de Don Quijote de la mancha, del propio Andrés Manuel López Obrador y su cuarta transformación, el clásico de Cervantes tiene su filosofía propia, AMLO la suya una es ficción que a veces retrata la locura y nuestra realidad política y social parece tener esa similitud, una tiene personajes ficticios, la nuestra reales desde su óptica de la conveniencia, lo igual uno peleó contra sus propios y Andrés Manuel arma los suyos y sigue y seguirá construyendo los propios… MOLINOS DE VIENTO.

PD. Esta analogía es meramente de corte político y de una realidad, lo distante es el fondo y la forma una es literatura con su filosofía la nuestra es una realidad que se está volviendo lacerante y puede terminar muy mal socialmente en detrimento de nosotros los mexicanos, depende de nosotros el término de la historia, porque la ficción puede seguir… “Si así lo decide el creador y si lo permite la ciencia y el pueblo”, López Obrador estará en la Presidencia hasta finales de septiembre de 2024 e inmediatamente se jubilará (AMLO dixit)

entradas relacionadas
Total
1
Share