Dark Light
Un análisis de cómo se ejerció el gasto público en salud durante la pandemia revela que el país no ha logrado revertir la brecha de al menos 3 puntos del PIB que debería asignarse a este sector estratégico

Ciudad de México, 11 de octubre de 2022. Actualmente México carece de un presupuesto en el sector salud que atienda la transición epidemiológica, lo que podría significar un riesgo de que las pandemias que inevitablemente enfrentará la humanidad como consecuencia del cambio climático, impacten con mayor fuerza a la población.

El documento ‘Gasto en Salud y Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)’ del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), un estudio en el que se analizó cómo se ejerció el gasto en este sector durante la contingencia por COVID-19, reveló que el sector mantiene una marcada debilidad institucional, por lo que a pesar de las reasignaciones que se hicieron para encarar a esta amenaza global, no se logró revertir la brecha de más de 3 puntos porcentuales del PIB que mantiene el gasto en salud.

“Consideramos que de cara a la discusión del Paquete Económico para 2023, tenemos la oportunidad de fortalecer el gasto en salud de tal forma que estemos mejor preparados para situaciones extremas como las pandemias que podrían surgir, mediante acuerdos fiscales de gran calado y asignaciones presupuestales que reviertan la anemia institucional que mantiene el sector salud desde hace al menos 10 años”, refirió la maestra Judith Méndez, Directora adjunta de investigación y especialista en salud y finanzas públicas del CIEP.

Durante la presentación del documento en conferencia de prensa, Judith Méndez refirió que el presupuesto en salud es insuficiente y en 2020 aumentó apenas 3.4%, lo que representa una décima parte de los recursos necesarios para enfrentar la contingencia sanitaria.

 “Las prioridades del sector salud no cambiaron a partir de la pandemia y en 2021 se regresó a la estructura previa al Covid-19, lo cual mantiene la ineficiencia sobre los servicios de salud pública y compromete la atención de alta especialidad incrementando el gasto de bolsillo para las familias”, explicó.

El CIEP analizó la forma en la que se ejercieron los recursos del sector salud durante la pandemia, bajo la perspectiva de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, encontrando que, a pesar del tamaño de la economía, nuestro país presentó un retroceso en la mayoría de los indicadores ligados a ODS.

“De cara a la discusión del Paquete Económico del 2023, el CIEP aporta un contexto relevante sobre el gasto público en el sector salud para abonar a una discusión informada en la que se atiendan las prioridades que más importan a las y los mexicanos, quienes han visto afectado el derecho al acceso a un sistema de salud que les brinde atención oportuna y de calidad”, finalizó Méndez.

entradas relacionadas

Dolió

La demencia política es peligrosa cuando se ejerce desde la demencia mental y personal de quien ejerce el poder.
Total
2
Share