Inicio Opinión México, indefenso ante el enemigo invisible / Por Pedro Kuri Pheres

México, indefenso ante el enemigo invisible / Por Pedro Kuri Pheres

5 minuto leer
0
243

La incertidumbre de los mexicanos ante la pandemia del coronavirus no es producto de la amenaza sanitaria como tal. En medio de los asomos de pánico y psicosis, lo que persiste entre la sociedad es una sensación de indefensión por la falta de un liderazgo serio que garantice acciones efectivas contra la crisis en materia de salud que repercutirá, irremediablemente, en la economía.

Mientras distintos líderes mundiales y jefes de Estado han mostrado una postura firme y decidida para sosegar el desánimo en sus respectivas naciones por los efectos sociales y económicos del Covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador recomienda a la población recurrir a escapularios, amuletos y al valor de la honestidad como escudos protectores frente a esta contingencia.

En momentos como el actual, donde el cierre de fronteras internacionales y las restricciones de viajes amenazan directamente a las actividades turísticas y comerciales, el gobierno federal le apuesta a la fuerza y resistencia del pueblo mexicano mostradas en otros momentos adversos, sin ninguna estrategia clara -quizá a falta de la misma- sobre cómo amortiguar una eventual recesión económica en caso de escalar a las fases 2 o 3 de la emergencia por el coronavirus.

Por lo expuesto en los últimos días desde la Presidencia de la República, México se antoja acéfalo y gobernado por manos improvisadas que no han dimensionado hasta ahora un escenario catastrófico porque se rigen bajo la certeza de que nuestro país es ajeno a casos como Italia y España, donde los sistemas de salud pública son más sólidos y desarrollados que el nuestro, y, pese a ellos, están colapsados, al igual que su actividad económica.

En España, el primer caso de Covid-19 apareció a finales de enero pasado; nueve días después, con medidas relajadas de prevención, reportó un segundo caso. Hoy, casi dos meses después, el país ibérico registra más de mil muertes, casi 20 mil personas contagiadas y un panorama apocalíptico que pudo evitarse. Una situación similar ocurrió en Italia.

Aquí, desde el principio, el presidente ha abordado la contingencia con sorna y un desaire irresponsable, actitud que contagia a un amplio sector de la sociedad, sin dilucidar ninguna línea de acción para evitar que el coronavirus inflija un daño irreversible como el que nos causó, hace más de una década, la influenza AH1N1.

Es menester la aplicación de una estrategia para que el sector empresarial, principal generador de empleos en el país, padezca la menor afectación mediante condonación de impuestos, estímulos fiscales para el sector turísticos y afines, subsidios con recursos federales emergentes mientras se mantiene la fase de emergencia.

De lo contrario, el contexto económico nacional y regional será devastador y no habrá imagen religiosa o trébol de seis hojas que logre revertir un desastre.

Pedro Kuri Pheres en Facebook

@pedrokuripheres en Twitter 

acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Confirma De la Peña 4 muertes por coronavirus en Guerrero

El aislamiento social y sana distancia de la población, son la ruta que deben de llevar la…