Cada año, octubre se pinta de rosa con un propósito: crear una oleada de sensibilización que nos ayude a vencer el cáncer de mama, el más frecuente entre las mujeres de todo el mundo, pues representa el 16% de todos los cánceres femeninos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En nuestro país, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, este padecimiento cada año cobra más de 6,000 vidas y se diagnostican alrededor de 23,000 casos nuevos, es decir, 60 casos nuevos al día.

En México, según especialistas, entre el 50 y 70% de los casos de cáncer de mama se diagnostican en fases muy avanzadas. La autoexploración mamaria suele ser el método más utilizado por las mujeres para detectar posibles cambios o anomalías en el pecho. Sin embargo, muchas desconocen cómo realizar este sencillo ejercicio. De acuerdo con la OMS, si se detecta a tiempo este padecimiento, las posibilidades de curación en su etapa inicial son más del 80%.

Ante este contexto, en Coppel Comunidad, a través de la campaña “Poses de lucha”, promovemos la autoexploración mamaria para detectar, en fases tempranas, anomalías como bultos, cambios en la piel de la mama o el pezón, secreciones, entre otras. La iniciativa, consiste en convertir los pasos de la autoexploración en poses fáciles y memorables que empoderen a las mujeres, y las responsabilicen de su propia salud. Expertos recomiendan iniciar el procedimiento con frecuencia mensual en todas las mujeres a partir de los 20 años de edad.

Para autoexplorarte, puedes utilizar una secuencia de tres poses inspiradas en la lucha:

 

La Adelita

Primero, colócate frente a un espejo, presiona las manos en la cintura y empuja los hombros de adelante hacia atrás para observar que no haya alteraciones en ellas como: abultamientos, enrojecimiento, cambios de color, hundimientos, cambios de forma, secreciones o protuberancias.

 

La Valentina

Finalmente, con un brazo por encima de tu cabeza, toma con tu mano izquierda tu seno derecho y explórate con movimientos circulares, empezando a la altura de la axila; hay que realizar el mismo proceso con el otro seno. Presiona el pezón suavemente para observar si hay expulsión de líquido con sangre, bultos o texturas anormales.

La Bandida

Después, eleva tus brazos y colócalos detrás de tu cabeza para comprobar que el contorno de los pechos es uniforme y que ambos se elevan de la misma manera. Observa también si detectas las anomalías que mencionamos en la primera pose.

Al explorarte cada mes, desarrollarás mayor sensibilidad para identificar cualquier alteración. Recuerda que detectar este padecimiento a tiempo está en tus manos. Realizar estas poses, puede ayudarte a prevenir el cáncer de mama y salvar tu vida. Autoexplórate y si detectas anomalías, acude a tu médico.

Por Rocío Guerrero, Directora de Coppel Comunidad

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Entrevista
Comentarios cerrados

Mira además

7 películas de Netflix si eres abogado o aspiras a serlo

1. El Defensor Mick Haller (Matthew McConaughey) es un abogado de Los Ángeles con vasta ex…