Dark Light
Los cambios dramáticos introducidos por la Generación X en los años se han radicalizado con la generación Millennial.

Por: P. Jorge Enrique Mújica, L.C.

La Arizon Christian University dio a conocer el American Worldview Inventory 2021, un estudio que valora la visión del mundo y la filosofía de vida que tienen cuatro generaciones actuales en los Estados Unidos: los millennials (1985 a 2020), los baby boomer (1946 a 1964), la generación X (1965 a 1983), y los constructores o Builders (1927 a 1945). El estudio fue realizado por el Cultural Research Center de la misma universidad.

Entre las cosmovisiones dominantes para las cuatro generaciones están el sincretismo o combinación de diversas visiones del mundo (88% de los estadounidenses tienen este sincretismo). Este sincretismo tiene repercusiones en las elecciones que durante la vida realizan las personas. De hecho, un 89% de los millenials se influencia por esta visión sincrética, mientras que en la generación X se trata del 86% total, 83% en la de los boomers y 86% en la de los constructores.

El estudio mide la cosmovisión según ocho categorías de creencias y comportamientos. Una de las categorías más contrastantes ha sido la de “Biblia, verdad y moral” pues, de hecho, es el rubro donde la fe cristiana y los principios bíblicos muestran una revolución especialmente en la generación millenial.

Son precisamente los millennials la generación que más rechaza los principios bíblicos en favor de perspectivas espirituales más mundanas, lo que se refleja en mayor posibilidad, respecto a cualquier otra generación, de:

1) Definir el éxito en la vida como felicidad, libertad persona o productividad sin opresión.

2) Considerar aceptable moralmente un aborto para reducir la incomodidad económica o emocional de la persona.

3) Considerar moralmente aceptable esperar a estar casado para tener relaciones sexuales.

4) Considerar la reencarnación como posibilidad real.

5) Ser liberal en políticas fiscales y sociales.

6) Defender la teología liberal.

7) Estar entre las personas que no saben si Dios existe y no creer o no importarles si existe.

Los millennials también son mucho menos propensos que las otras generaciones a:

1) Estar profundamente comprometidos con la práctica de su fe

2) Creer que el universo fue diseñado, creado y mantenido por Dios

3) Creer que los seres humanos están hechos a imagen y semejanza de Dios, en la herida del pecado original y en la necesidad de Cristo como redentor

4) Aceptar la idea del pecado original

5) Aceptar la Biblia como guía moral

6) Creer que cada decisión moral honra o deshonra a Dios

7) Aceptar la noción de que Dios es el creador, con todo lo que eso implica

8) Considerar a Satanás como un ser influyente y real

9) Participar en actividades religiosas como adorar a Dios, orar o estudiar la Biblia buscando y siguiendo la voluntad de Dios y pidiendo perdón por los propios pecados

10) Identificarse como cristiano

11) Creer que después de su muerte pasarán a la eternidad con Dios porque han confesado sus pecados y han aceptado a Cristo como salvador

Todo lo anterior se evidencia mejor cuando se considera que 4 de cada 10 personas de 55 años o más (40%) se consideran cristianos mientras entre adultos de la generación X baja al 26% y sólo el 16% de los Millennials está en esta categoría. El porcentaje de las personas que dicen que no saben o no les importa si Dios existe es de 28% entre boomers y builders, 31% de la generación X, y casi la mitad de los Millennials (43%).

Considerando todo esto, el estudio muestra que los cambios dramáticos introducidos por la Generación X en los años se han radicalizado con la generación Millennial. Los Baby Boomers fueron los iniciadores más agresivos del cambio espiritual adoptando creencias y comportamientos diferentes a los de sus predecesores. La siguiente generación, la X, realinearon la religión del país y la llevaron más allá. De acuerdo con el estudio, las dos generaciones más jóvenes tienes mayor probabilidad de creer más:

1) En los horóscopos como guía útil de vida

2) La venganza contra quien ofende o lesiona

3) Dios no se involucra en la vida de las personas

4) El karma como principio de vida

5) La ambigüedad de la Biblia sobre lo que según ellos enseña sobre el aborto

6) La Biblia no es la palabra de Dios exacta y confiable

De hecho, las dos generaciones de adultos más jóvenes son considerablemente más propensas que las generaciones mayores a depender principalmente del deísmo terapéutico moralista para la orientación de la cosmovisión. También son significativamente más propensos que las personas de generaciones anteriores a argumentar que la moral tradicional y sus perspectivas son irrelevantes hoy en día, lo que hace que una serie de comportamientos anteriormente rechazados ahora se consideren moralmente aceptables. Aquellos incluyeron mentir, no pagar préstamos, tomar deducciones de impuestos ilegales, exceso de velocidad y comprometerse suicidio o permitir la eutanasia.

Las dos generaciones más jóvenes también son mucho menos propensas que sus contrapartes mayores a aceptar la Regla de Oro: creer que la riqueza es proporcionada por Dios para que sus poseedores la administren para sus propósitos, o creer que el universo fue creado sin ninguna intervención divina en ese proceso.

El estudio concluye afirmando que «La Generación X y los Millennials han consolidado cambios dramáticos en las creencias y estilos de vida centrales de la nación. Desde una perspectiva nacional, el cristianismo ha hecho sorprendentemente poco para hacer retroceder esto. El resultado es una cultura en la que las instituciones centrales, incluidas las iglesias y las formas básicas de vida, están siendo continuamente redefinidas». Ejemplos de esta redefinición serían la unidad familiar y la familia natural, el decrecimiento de la influencia de las iglesias y el crecimiento de la influencia de los medios de comunicación y la industria del entretenimiento o el hecho de que las escuelas públicas se hayan convertido en granjas de adoctrinamiento en lugar de centros de enseñanza de habilidades para la vida.

“Los millennials están liderando el camino hacia el énfasis en la nueva cosmovisión en Estados Unidos”, afirmó el Dr. George Barna, sociólogo líder de la investigación.

«La investigación revela que su retórica (de los Millennials) a menudo es incompatible con su comportamiento. Porque la gente hace lo que cree: si el comportamiento no coincide con las creencias declaradas, sabemos que las personas no tienen realmente esas creencias -afirma el doctor Barna-. Por ejemplo, los millennials defienden el concepto de la tolerancia a los diferentes puntos de vista. Sin embargo, vemos en la investigación que sus comportamientos, como promover la censura de puntos de vista o políticas específicas, entra en conflicto con su supuesto abrazo de la tolerancia y la diversidad. De hecho, los Millennials tienen el doble de probabilidades que los adultos mayores de especificar que las personas a las que respetan son las que tienen los mismos puntos de vista religiosos y políticos que ellos. La actitud y la evidencia conductual relacionada con una variedad de creencias y comportamientos relacionados sugiere que no son una generación tolerante a pesar de su propia imagen y promoción pública como tales”.

Finalmente el doctor Barna asevera: “en particular, la generación Millennial parece comprometida a vivir sin Dios, sin la Biblia y sin las iglesias cristianas como fundamentos en su vida personal o dentro de la Sociedad Americana. En los años sesenta y setenta, los baby boomers abrieron las compuertas del cuestionamiento cultural. La Generación X continuó esa transición cultural, aunque con menos énfasis. Los Millennials están emulando la agresividad de los Boomers en su determinación de remodelar la cultura de acuerdo con sus preferencias. Es difícil imaginar un desafío más fuerte, más claro y más directo al futuro de la fe cristiana en los Estados Unidos. Si las iglesias, los pastores, las escuelas y las personas cristianas creen que para un cristiano la fe es importante, no solo para ellos, sino también para nuestra nación y el mundo más allá de ella, se está

acabando el tiempo para actuar agresiva y estratégicamente sobre esa creencia, antes de que aquellos que tan vehementemente están en desacuerdo logren destruir la libertad y la oportunidad de preservar los caminos de Dios”.

entradas relacionadas
Total
1
Share