El pasado 24 de Agosto, el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán anunciaba el comienzo del ciclo escolar 2020-2021 señalando expresamente que contaríamos con un programa muy robusto que impartiría las clases a distancia denominado “Aprende en casa II”, el cual estaría fundamentado en los libros de texto gratuito, por lo que no habría necesidad de acudir a las escuelas.

Por lo anterior, cabe señalar, que de acuerdo con un análisis recientemente publicado que compara a 30 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y con datos de diversos organismos internacionales, México es el país peor calificado en educación en línea, principalmente por el alto costo de acceso a internet, por lo que hasta este momento y debido a la problemática citada, los aprendizajes de los estudiantes en nuestro país no han sido los esperados.

Además, México es el país que menos paga a los maestros, con una tarifa promedio de 3.26 euros, debajo de Chile, donde es de 6.09 euros y de Estados Unidos, donde es cuatro veces mayor, sumando 15.78 euros, de acuerdo a datos del Instituto de Investigaciones Económicas (Economic Research Institute, ERI)

Preply que es una de las plataformas educativas en línea más importantes del mundo, indica que respecto a la accesibilidad de internet, analizó la velocidad de banda ancha, que en México es de 38.2 megabytes por segundo, mientras que en países como Chile, la velocidad alcanza los 103.6 megabytes por segundo. “Si la velocidad de internet es más rápida, las oportunidades de participar en clases  exclusivamente en línea son más altas y de mayor calidad”, explicó en su estudio.

Como hemos observado, en estos ejemplos, el regreso a clases ha dejado muchas dudas respecto a su cobertura, pertinencia y eficacia. Entonces, es legítimo preguntarnos si ¿existen alternativas para atender de mejor manera estos problemas educativos? Al respecto creo que sí, ¿Cómo? Primero, proveyendo de internet público gratuito, especialmente a todas las personas de bajos recursos económicos, así como del equipo necesario para acceder a las clases en línea.

Segundo, sabemos que el recurso más importante en el proceso educativo es el docente, por ello, se debe invertir para que estén mejor preparados, lo que implica que dominen las tecnologías de la información con fines pedagógicos, enfocándonos principalmente en la capacitación de los docentes de mayor edad y con menores habilidades digitales.

La tecnología no es perfecta pero nos puede ayudar en la meta de lograr una mejor educación, más accesible, más al alcance de todos los actores de la educación y también en la construcción de un moderno sistema educativo que trabaje de manera más práctica y de manera más sencilla.

Datos del Autor:

Mtro. José Ángel Lanche Rodríguez.

Investigador del Consejo de Ciencia Tecnología e Innovación del Estado de Guerrero (COCYTIEG) y Miembro del H. Colegio de Abogados del Estado de Guerrero.

 

 

Foto:  Thomas Park

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Senado garantiza libre acceso a todas las playas del país.

Durante la Sesión desarrollada este día en el Senado de la República, el Senador Manuel Añ…