No sólo desecharon la austeridad republicana como uno de los principales estandartes de la Cuarta Transformación. También, el Cabildo de Acapulco y sus integrantes -mayoritariamente de Morena, sobra precisarlo- decidieron mantener intactos sus salarios y sus privilegios económicos, etiquetados bajo el concepto de “gastos de gestoría”, que no están sujetos a ninguna revisión ni auditoría.  Incluso, el propio regidor Hugo Hernández Martínez -por cierto, coordinador de la fracción de Morena en la comuna- reconoce que la justificación de esos recursos, en su caso, la hace mediante los oficios presentados por habitantes que solicitan apoyos para asuntos diversos, o bien mediante publicaciones y fotografías en redes sociales donde demuestra el beneficio entregado a la población. Es decir, no están obligados a transparentar la aplicación o el destino de ese dinero, por lo que su utilización es meramente discrecional. De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de este 2019, cada regidor de Acapulco recibirá 140 mil pesos mensuales para gastos de gestoría, es decir, 70 mil pesos quincenales.

En medio de la purga en la administración pública federal que ha implicado el despido de trabajadores, principalmente del Servicio de Administración Tributaria y otras dependencias federales, resulta ofensivo que los regidores del gobierno de Acapulco y su alcaldesa, de extracción morenista, no lleven a la práctica la honrosa medianía predicada por Andrés Manuel López Obrador, a manera de santificar el espíritu juarista, y mantengan sueldos que no se ajustan a la política federal de austeridad y reducción salarial. Quizá esto no sería cuestionable si nuestros representantes populares y servidores públicos del Ayuntamiento porteño demostrasen alta capacidad de solución a las problemáticas que nos aquejan, principalmente la seguridad pública, pero su actuación dista de ser eficaz, oportuna y plausible. Basta ver la operación de los servicios públicos municipales, de entrada, para tener evidencia de que la administración local no está ni cerca de cumplir los numerosos compromisos de campaña ofrecidos a la población.

La transparencia es una de las principales herramientas contra la corrupción que la Cuarta Transformación ha prometido combatir y erradicar. Lamentablemente, en lo local, ningún indicio apunta a que el presupuesto de 1 millón 680 mil pesos asignado este 2019 a los regidores para sus gestorías, que en lo general se trata de apoyos para festividades, traslados, servicios funerarios y necesidades inmediatas de bajo costo de habitantes de la zona rural y colonias populares, será puesto bajo lupa de procesos de auditoría para conocer a ciencia cierta el paradero de ese dinero.

Sin ningún apartado que precise en qué consiste la gestoría y cómo se deben aplicar las partidas presupuestales para ese fin, el gobierno actual mantiene intacta una laguna que representa una fuga de recursos sin ninguna obligación sujeta de comprobación.

Pedro Kuri Pheres en Facebook

@pedrokuripheres en Twitter

acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Detienen en Acapulco al general Sócrates Herrera ex jefe de seguridad de Pemex implicado en una red de robo de combustible

Elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) cumplimentaron una orden de aprehen…