Inicio Opinión La Cuarta Transformación, una involución / Por Pedro Kuri Pheres

La Cuarta Transformación, una involución / Por Pedro Kuri Pheres

7 minuto leer
0
198

Con sendos y muy particulares protagonismos, Andrés Manuel López Obrador y su equipo han tomado el poder del país, de facto, tres meses antes de asumir la Presidencia de la República.
Desde septiembre, con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (nuevo acuerdo bautizado por Donald Trump como el USCMA) y el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el presidente electo y los eventuales miembros de su gabinete se han apropiado de la discusión y definición de estos y otros asuntos de interés nacional, como las reformas educativas y energética.
Sin embargo, lejos de la reconciliación y unidad pregonadas por el tabasqueño tras su victoria electoral, el futuro gobierno federal ha dado muestras de una intolerencia mezquina que advierte serios riesgos de gobernabilidad y estabilidad económica para el país.
El tema del aeropuerto, cuyo futuro podría detonar la inversión extranjera directa o, en su defecto, encender las alarmas en el mercado internacional sobre los riesgos de depositar capital en México, ha sido raptado por López Obrador y sus próximos secretarios de Comunicaciones y Transportes, y de Medio Ambiente: Por un lado, con la consulta de pública prevista el próximo 25 de octubre para decidir si es viable o no el proyecto del Aeropuerto, carente, por supuesto, de toda validez para su propósito. Por el otro, quizá lo más preocupante, es la actitud prepotente de Javier Jiménez Espriú y Josefa González, futuros titulares de la SCT y la Semarnat, respectivamente.
Su actuación como simples  mortales, pues sus funciones en la administración federal comenzarían el próximo 1° de diciembre, advierten signos de autoritarismo recalcitrante.
Durante un recorrido en las zonas afectadas por la construcción de la nueva terminal aérea, el pasado miércoles, Jiménez Espriú y Josefa González intentaron pasar por un terreno de Tezoyuca, Estado de México, bajo régimen de propiedad privada que, al igual que un terreno ejidal o comunal, está protegido por ley. El predio -de una empresa minera, por cierto- no podía ser explorado por los futuros funcionarios ni por los enardecidos pobladores de la región que los acompañaban, machete en mano, y así se los hizo saber la representante legal de los propietarios.
“Yo soy el ingeniero Jiménez Espriú, seré el secretario de Comunicaciones y Transportes a partir del primero de diciembre y le dice a este señor, al dueño de la empresa, que lo voy a citar para que me muestre todas las autorizaciones que tiene para explotar este banco”, le espetó un intimidante futuro titular de la SCT a la representante legal que les pedía, a ambos “pre funcionarios”, retirarse de propiedad privada.
“Por lo pronto, aceptamos que nos corra… Nomás que sí, de una vez le decimos, que vamos a pedirle de inmediato… Téngalo listo el primero (de diciembre) porque el día 2 le vamos a pedir toda la documentación que nos demuestre fehacientemente que están en la legalidad”, se despidió el ingeniero en tono amenazante, con una advertencia similar anterior de la próxima secretaria de Medio Ambiente.
El comportamiento de ambos, sin ninguna atribución aún, deja mucho que desear de un eventual gobierno que se ufana, sin serlo aún, de honesto, equilibrado y justo.
Reacciones de esa naturaleza echan por tierra la llamada Cuarta Transformación y nos advierten la llegada de servidores públicos retrógradas que, más allá de cambiar las formas, traerán de vuelta prácticas impositivas sin garantías democráticas ni de pluralidad.

Pedro Kuri Pheres en Facebook
@pedrokuripheres en Twitter
acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Contemplan 14 mil asistentes a la Feria Nacional de la Plata Taxco 2018.

La 81 Edición de Feria Nacional de la Plata Taxco 2018 tendrá ocho días de intensas activi…