Inicio Opinión La amenazante farsa de AMLO / Por Pedro Kuri Pheres

La amenazante farsa de AMLO / Por Pedro Kuri Pheres

7 minuto leer
0
167

La consulta nacional sobre la viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que concluye mañana, a iniciativa del presidente electo Andrés Manuel López Obrador en función de sus “facultades futuras”, es un signo de preocupación para el país al interior y exterior, más allá del destino de este proyecto millonario.
Este mecanismo no debería tener incidencia en la definición de una obra trascendente para el desarrollo del país por carecer de cualquier valor legal. De hecho, es aplicado en todo el país mediante la instalación de mil 73 casillas, aunque el impacto directo de la construcción de esta terminal aérea -mas no los alcances de su operación- sólo es inherente a dos entidades federativas del Centro del país.
Esta consulta tuvo un costo para el país de 1 millón 500 mil pesos. Y reafirmo que se trata de un gasto endosado al país porque si bien se costeó, supuestamente, con “aportaciones voluntarias” de diputados del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), estas emanan de nuestros impuestos. Por supuesto, el monto erogado es insultante e innecesario en el entendido de que esta consulta, fuera de cualquier norma constitucional, no puede incidir en el rumbo de la nación bajo la premisa de que, bajo la denominada Cuarta Transformación, el pueblo es sabio. Tampoco se ajusta a los supuestos ideales lopezobradoristas sobre austeridad, aplicación correcta de los recursos públicos y democracia.
Y es que para la aplicación de esta consulta, los participantes debieron tener elementos y conocimientos técnicos, ambientales, sociales y económicos que permitieran emitir una decisión razonada y plenamente calificada por cualquiera de las opciones planteadas en la boleta: el proyecto de Texcoco o una pista en la base militar de Santa Lucía, manteniendo la operatividad del aeropuerto Benito Juárez de la ciudad de México. Sin embargo, gran parte de la información socializada por miembros del próximo gobierno federal era sesgada y a favor, evidentemente, de cancelar el proyecto de Texcoco.
La información proveída por López Obrador mediante la plataforma digital México Decide solo exponía viñetas con pros y contras simplistas, pero nada de fondo.
Entonces, con esos antecedentes, surge la notable preocupación cuando el presidente electo ha advertido que, a partir de su mandato, vendrán muchos ejercicios más de esa naturaleza, sin precisar qué temas serán puestos a decisión de los votantes.
El plebiscito y el referéndum son mecanismos de consulta popular válidos en casos muy específicos, que sólo podrán ser organizados y celebrados por los órganos electorales nacional o estatales. En el caso de decisiones y acciones de las autoridades en turno, la vía ciudadana para aprobarlas o rechazarlas es el plebiscito, pero hay que precisar algunas consideraciones al respecto.
Si la intención de nuestro próximo presidente es someter todo el actuar de su gobierno a consulta pública, estaríamos ante una monstruosa dilapidación de recursos públicos para organizar este tipo de ejercicios que implican la misma logística y estrategia que una elección constitucional.
Los comicios de este año nos costaron más de 28 mil millones de pesos. Si la dinámica del gobierno federal entrante es mantener una dinámica de consultas, México no estaría en condiciones de destinar millonarias cantidades cada bimestre, cuatrimestre, semestre o anualmente, a estos intentos absurdos de legitimación de decisiones.
Elegimos gobernantes con poder en la toma de decisiones, no para cederle esa atribución a la sociedad mediante consultas, al amparo de la democracia transformadora, y así deslindarse de responsabilidades y consecuencias bajo la excusa de acatar el mandato popular.
Esa es la política más rancia y degradante, la de consultar todo a falta de capacidad e inteligencia. Las secuelas de esto se manifiesta con dramatismo en algunos países de América Latina.
¿Referencias? Basta echar un vistazo a lo que ocurre en Venezuela a consecuencia de las políticas de Nicolás Maduro, un reciclaje del chavismo.

Pedro Kuri Pheres en Facebook
@pedrokuripheres en Twitter
acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

En Guerrero un fósil único en México con más de 2 mil años

En este museo se podrán observar los restos óseos fosilizados de una ballena barbada que s…