Dark Light
Joven rusa de 23 años quiere 100 hijos: ya tiene 11

El matrimonio compuesto por Christina Ozturk, de 23 años, y Galip, de 56, tiene una ambiciosa (y curiosa, por decir lo menos) meta en mente: convertirse en una familia de al menos 102 integrantes, 100 de los cuales sean sus hijos. Y como el tiempo apremia, ya han avanzado en algo la tarea, pues en casa crían a once pequeños. ¿Cómo pretenden lograr su objetivo si basta usar los dedos para calcular que ninguna mujer puede tener 100 hijos?

Partamos diciendo que este matrimonio es millonario, así que los asuntos de dinero no son un inconveniente. Y sumemos que, por lo mismo, están dispuestos a pagar un millón de dólares en contratar a madres sustitutas, una práctica que en Georgia, donde viven, está permitida. De hecho, así han tenido a 10 de sus once hijos. Christina solo ha dado a luz a su hija mayor Vika, de seis años.

“La última, Olivia, llegó a fines del mes pasado”, contó la joven madre a Newsflash. “Solo di a luz a Vika, los demás son genéticamente nuestros, pero nacieron de vientres sustitutos”, agregó. A través de la cuenta @batumi_mama, la pareja se ha hecho conocida en Instagram, donde suben fotos de su vida familiar y han deslizado que pretenden tener 105 hijos, aunque luego admitieron que ese número fue puesto al azar.

“No sé cuántos serán, pero lo que tengo claro es que no nos quedaremos con los que tenemos. No estoy preparada para hablar de una cifra definitiva. Todo a su tiempo”, explica Christina. Sin embargo, afirma que su meta es tener en torno a 100 antes de los 30, por lo que tendría que tener un hijo al mes durante los próximos siete años.

Amor a primera vista

Christina nació en Moscú y estaba de vacaciones en Batumi (Georgia) cuando conoció a Galip, el magnate del transporte y hotelería de origen turco que ahora es su marido. Ambos dicen que fue amor a primera vista. La joven ya tenía una hija, con la que viajó a Batumi para vivir con su enamorado. Se casaron y desde entonces han usado vientres de alquiler para tener los 10 hijos que suma la pareja.

“Es amable y siempre está sonriendo, y a la vez es tímida y misteriosa. Es la esposa que siempre quise tener, un diamante donde vi pureza y nobleza”, define con un dejo de poesía el empresario. A ella, por su parte, le encantó que él no pusiera objeciones a su sueño de tener una familia numerosa, pese a que él mismo ya tiene hijos adultos.

Cada embarazo tiene un costo de 8.000 euros. Si son 100, serán unos 800.000 euros. A Galip eso le da igual. Christina, en tanto, explica que “la clínica en Batumi elige las madres sustitutas y se encarga de todo el proceso”. Y agrega que ellos no conocen personalmente a las mujeres, para evitar problemas tras el embarazo. Donde sí interviene Christina, entre cambiar pañales y jugar con sus 11 hijos, es en la elaboración de la dieta de las madres sustitutas.

DZC (The Sun, Daily Mirror, Newsflash)

entradas relacionadas
Total
1
Share