Dark Light
Italia regresa al confinamiento; va por tercera ola de COVID-19. El primer ministro Mario Draghi prometió triplicar el ritmo de las vacunas mientras la mayor parte de Italia se prepara para entrar a un nuevo bloqueo.

El primer ministro Mario Draghi prometió triplicar el ritmo de las vacunas mientras la mayor parte de Italia se prepara para entrar a un nuevo bloqueo, un año después de que el país cerró para contener la propagación de COVID-19 por primera vez.

La perspectiva de nuevas y estrictas restricciones a la vida diaria es un caso no deseado para los italianos que aún se recuperan del bloqueo de la primavera pasada y están enojados por el lento ritmo del lanzamiento de la vacuna hasta ahora.

Draghi, con reputación de eficiencia tecnocrática, llegó al poder el mes pasado con la expectativa de que pondría fin a la emergencia y ayudaría a reactivar la economía.

“Italia está administrando alrededor de 170 mil dosis al día, nuestro objetivo es triplicar eso”, dijo Draghi en una de sus raras apariciones públicas desde que se convirtió en primer ministro. “Solo con vacunaciones generalizadas podremos prescindir de restricciones como las que hemos tenido que adoptar”.

SATURACIÓN DE HOSPITALES 

Un año después de que Lombardía se convirtiera en el epicentro de la pandemia del coronavirus en Italia, la falta de espacio en los hospitales se está repitiendo.

El hospital M. Mellini en la ciudad italiana de Chiari se quedó sin camas para pacientes afectados por una variante altamente contagiosa de COVID-19 identificada por primera vez en Gran Bretaña y que ha puesto en alerta máxima a los hospitales de la provincia de Brescia, en el norte de Italia.PUBLICIDAD

“Sabes que hay pacientes en la sala de emergencias y no sabes dónde ponerlos”, dijo a The Associated Press el doctor Gabriele Zanolini, quien dirige la sala para enfermos de COVID-19 en el hospital en el valle del río Po, de 160 camas.

“Esto para mí es angustiante, no poder dar respuesta a las personas que necesitan ser atendidas. El momento más difícil es volver a encontrarnos en estado de emergencia, después de tanto tiempo”, agregó.

El rebrote de enfermos, ahora con la variante británica, ha llenado el 90% de todas las camas de los hospitales de la provincia de Brescia, que limita con las regiones de Veneto y Emilia-Romagna, en momentos en que Italia cruzó el lunes el umbral de 100.000 muertos por la pandemia y que el país cumple el miércoles el primer aniversario de un cierre draconiano por la crisis de salud, el primero en Occidente.

Zanolini dice que su hospital pudo ofrecer una válvula de escape a Bérgamo durante el aumento de casos de la primavera pasada y a Milán y Varese en el otoño, pero que ahora debió pedir a los hospitales de otras partes de la región que acepten pacientes con coronavirus porque ya no los puede recibir.

El gobierno nacional en Roma está analizando medidas nuevas para frenar el repunte de casos atribuidos a variantes del virus, incluidas también las identificados en Sudáfrica y Brasil.

Con la variante británico prevaleciendo en Italia y pasando de niños y adolescentes en edad escolar al resto de sus familias, todas las escuelas de Lombardía regresaron a la educación a distancia, al igual que varias regiones del sur donde el sistema de atención de la salud es más frágil.

De Nación321 con información de Bloomberg y AP

entradas relacionadas
Total
61
Share