Inicio Opinión Ignorancia al estilo de por acá / Por: Manuel Plata

Ignorancia al estilo de por acá / Por: Manuel Plata

6 minuto leer
2
673

Si bien, todos somos ignorantes, no todos ignoramos lo mismo; por lo tanto, el nivel de ignorancia y el área no cubierta por los conocimientos tiene efectos diferentes.

Ignoramos que hay asentamientos irregulares en las partes altas del anfiteatro, cerros que forman la forma cónica de Acapulco y su bahía, forma de embudo dicen algunos. Ignoramos que las familias en estas zonas viven en condiciones de pobreza extrema. Ignoramos que no tienen servicios públicos y que los drenajes quedan vertidos a cielo abierto en veredas, riachuelos, canales que antes eran ríos, etcétera. Ignoramos que el camión recolector de basura no llega allá arriba y que los pobladores usan los mismos canales y riachuelos para deshacerse de la basura o tiran los deshechos a cañadas o donde no se vean. Y, así como todo esto, ignoramos muchas cosas más de la cotidianeidad de la vida de estas personas.

Lo que no se debe ignorar es que debe existir un plan para mejorar la calidad de vida de estas familias, regularizar estos predios, proveer de servicios como energía eléctrica, agua potable, drenaje, accesos y calles. No se debe ignorar que debemos contar con un programa continuo de sensibilización para no contaminar, no solamente en los cerros sino también en cada casa y calle de nuestro puerto. O sea, el problema no solamente está allá arriba. Aquí abajo es un vertedero también. Todos lo vemos, pero es tan cotidiano que es lo más normal, hasta que lo que se debió prever y no se hizo sale a la luz con bombo y platillo.

Sin embargo, resultó que sí sabemos que cada año, en la primera lluvia baja el agua y limpia los canales; por eso llega el agua de color negro al mar. Impresiona la buena forma de recuperarse de una caída de fauces, qué elegante manera de levantarse del tropiezo limpiándose la tierra de la ropa y salir lo menos raspado posible; mas la vergüenza de haberse caído es la misma. Ni para voltear si alguien te vio caer, pues fue noticia local, nacional y mundial. Justamente lo que necesitábamos, más publicidad negativa.

Seguramente es mucho pedir que el organismo que administra el agua potable y alcantarillado en Acapulco salga de su quiebra técnica y que un milagro que llegue de Abu Dabi salve a los acapulqueños. No es cuestión de milagro, la administración no incluye la fe en su metodología.

Quizá, la ignorancia está en los que llevan los destinos y la cosa pública de nuestro puerto porque desconocen que hay maneras creativas y ya bien definidas de obtener recursos para llegar a niveles adecuados de bienestar para la población y sus visitantes.

Probablemente, el último sarcasmo y nos vamos, el ignorante soy yo, que no sé que cada administración pasada ha colaborado para saquear Acapulco. Que la famosa caja chica se quedó tan pequeña que en lugar de sacarle más, hay que ingresarle. Que la presidencia actual no ha sido capaz de sacar al buey de la barranca.

Puros cuentos, y ya les contaré el siguiente, en la siguiente.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

ALTA LA POSIBILIDAD DE REGRESAR A SEMÁFORO ROJO: ASTUDILLO

La Nueva Normalidad, tras la reapertura del sector turístico en un 30 por ciento y de otra…