Inicio Opinión ¡Hasta cuándo! Por Pedro Kuri Pheres

¡Hasta cuándo! Por Pedro Kuri Pheres

6 minuto leer
0
92

La Cuarta Transformación, en uno de sus ejes rectores, se propone reducir la pobreza e impulsar la igualdad para cerrar la brecha histórica entre el norte y el sur del país: arriba, sinónimo de progreso; abajo, aunque más del lado Este, de marginación.
El actual gobierno se consolidó como tal gracias a una inmensa mayoría de votos provenientes de las clases más desprotegidas que avistaron un hilo de esperanza para revertir su condición social.
Guerrero fue uno de los estados que aportó una importante porción de sufragios a la causa lopezobradorista no sólo en la reciente elección.
Es considerada una entidad fiel al presidente de la República, pero hasta ahora, a casi ocho meses de su mandato, no ha tenido una retribución suya en asuntos tan esenciales como el fertilizante gratuito para campesinos y el fomento al turismo, actividad de la que depende la economía estatal en gran medida.
Por el contrario, algunas medidas aplicadas por esta administración han impactado de manera negativa en esas dos actividades productivas.
De entrada, el retraso vigente en la entrega de fertilizante por parte del gobierno federal ha atizado la amenaza latente de conflicto social en Guerrero con la toma de carreteras y la privación ilegal de alcaldes y funcionarios. Y esta inconformidad es de pleno conocimiento de Andrés Manuel López Obrador, sin ninguna acción urgente que permita zanjar esa vertiente de la conflictividad estatal.
Otro asunto que causó un daño a la imagen de Acapulco al arranque del periodo vacacional de verano fue el reporte emitido por la Secretaría de Salud federal sobre los altos niveles de contaminación en algunas playas de Acapulco. La información no se refiere a ninguna otra playa del país, que no están exentas de problemas de polución.
Tampoco hubo alerta oficial frente a este periodo vacacional por la amplia capa de sargazo que recalará en la zona costera de Cancún, cuyo tamaño equivale a la isla de Cozumel. De acuerdo con el Colegio de la Frontera Sur, el sargazo es una amenaza ambiental que ha cobrado la vida de fauna regional como cocodrilos, pulpos, erizos y especied distintas de peces. Sobra decir que la acumulación de esa alga, además de teñir de cobre el azul turquesa del Caribe mexicano, genera un pestilente aroma poco atractivo para los bañistas. Y aunque este fenómeno es persistente desde hace algunos años, el gobierno federal lo ha minimizado sin alertamiento alguno hacia los visitantes.
La contaminación en la bahía de Acapulco no es novedosa y la difusión mediática vía gobierno federal sobre las condiciones actuales de cinco de sus playas nos remiten a una campaña de desprestigio contra nuestro puerto emprendida en 2003, también en la coyuntura de un periodo vacacional.
Más allá de infligir un daño económico a este destino turístico, el preferido del turismo nacional, el gobierno de la República está obligado a promover acciones de desarrollo económico y social que permitan a Acapulco y a Guerrero salir del atraso ancestral.
Voltear los ojos al estado, como lo apeló recientemente el gobernador Héctor Astudillo Flores, es una obligación del gobierno federal si hay un compromiso decidido de hacer valer los principios de la Cuarta Transformación de refundar al país a partir de la unidad nacional y de la erradicación de la pobreza con justicia social, algo de lo que han sido relegados Acapulco y el resto de los 80 municipios de Guerrero.

Pedro Kuri Pheres en Facebook
@pedrokuripheres en Twitter
acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Dejos de venganza /Por Pedro Kuri Pheres

En política no hay casualidades. La detención de Rosario Robles Berlanga, otrora poderosa …