Inicio Opinión Guerrero / Por: Miguel Hernández

Guerrero / Por: Miguel Hernández

10 minuto leer
0
271

Desde «la patria es primero» el Estado de Guerrero ha sido y seguirá siendo parte activa y memoria de México, no se puede concebir a México sin la participación de Guerrero y los guerrerenses, notables, luchones, nobles y sobre todo aguerridos participantes de la política nacional.

Guerrero ha dado héroes y luchadores en la independencia, la revolución, héroes y villanos y para algunos hasta delincuentes que han trascendido, políticos grandes tribunos, políticos de mano dura y politólogos cuya filosofía política es parte de la historia y hasta del futuro y presente.

Los historiadores has plasmado desde hechos hasta leyendas urbanas, Ignacio Manuel Altamirano plasmó esencia poética de la geografía guerrerense, la lucha social y armada en su fase de guerrilla también hizo su aportación histórica ya otros juzgarán y han juzgado, ellos ya darán y dieron su visión y opinión.hablar de Guerrero es hablar de la historia de México, hablar de política, lucha social, lucha estudiantil, hablar de guerrilla, riqueza, multiculturalidad y sobretodo de ejemplos de lucha política, actualmente mal entendida!.

José Francisco Ruiz Massieu el filósofo político tuvo varias frases para describir al Guerrero bronco y político, desde aquella que reconocía que Guerrero iba en el cabus del desarrollo social, hasta hablar de la generación política que asemejaba a los «viejos fordsitos de los años 30», frase que le pegó a una clase política guerrerense que hacía vida política principalmente en el centro del país, frase muy ad hoc a quienes hoy son parte del gabinete y a Andrés Manuel López Obrador, por su forma de gobernar rumbo al pasado como si el presente no existiera.

Ruiz Massieu también fue enfático al decir «o cambiamos o nos cambian» y si bien fue una frase lapidaria y mal entendida y sobre todo desatendida conseja, primeramente dirigída al PRI y sus dirigentes, hoy esa frase debe ser recordada y asimilada por todos los partidos políticos y los políticos , incluyendo a quien es el presidente y asegura ser el Estado mismo, habrá que recordar que en Guerrero hubo muchos gobernantes que no terminaron sus mandatos por diferentes circunstancias políticas y aquí vuelvo a remarcar la frase del maestro JOSÉ FRANCISCO » O CAMBIAMOS O NOS CAMBIAN» .

El ejemplo del retroceso lo tenemos en el día a día, baste ver el desmantelamiento de las instituciones, políticas públicas y el esquema de querer buscar el aislamiento de las políticas globales, la dependencia económica a expensas de un gobierno que esconde la compra de la dignidad de los mexicanos bajo la ley del mínimo esfuerzo a cambio del sometimiento político, nada saludable social políticamente, más cuando se ve que la corrupción sigue vigente, solo cambiaron algunos nombres y persisten apellidos , formas y esquemas de corrupción con la misma impunidad que se subrayaba.

Hay el sentimiento de colusión con el crimen organizado, la política de «abrazos no balazos» más que búsqueda de paz social , suena a compromiso público de impunidad, si alguien lo duda , solo baste ver el culiacanazo y la movilidad territorial de los carteles o la entrega de despensas hasta con marca registrada que esos grupos hacen con todo y promoción publicitaria en redes.

En Guerrero la lucha armada ideológica puede estar latente y embozada en las llamadas «comunitarias” , las cuáles ya hacen las veces de paramilitares al servicio de caciques y narcotraficantes, el manejo político que se ha dado a este esquema es lo que mantiene tranquila la posible confrontación que podrían estar buscando para justificar revivir el sueño de lucha armada latente en la memoria, el gobierno federal hace mutis al respecto , tal vez porque muchos de los miembros de Morena tienen nostalgia con eso o de plano creen identificarse aún en su esquema de izquierda light que suela con la revolución socialista como meta pero sin perder los beneficios de cobrar con la derecha y vivir apegados al «sueño americano o la ilusión europea de las monarquías».

En Guerrero Andrés Manuel López Obrador recibió el primer topón a su esquema de rechiflas hacia los gobernadores de voz del gobernador Héctor Astudillo Flores al decirle “Soy un Guerrerense muy digno”, frase que resume el orgullo de ser guerrerense y de entrada de pedir y exigir respeto a la representación, eso es parte de la esencia del nativo de Guerrero y claro del Guerrero bronco que reclama su espacio ganado a través de la historia, hay dos cosas que remarcar, una reconocer que los fordsitos de los treinta nos quieren llevar de regreso a las carretas y al trapiche y la más importante «o CAMBIAMOS O NOS CAMBIAN y ese cambió a través del autoritarismo dictatorial no lo debemos permitir en México y menos en … Guerrero.

PD. Solo recordar que en Guerrero se instauraron dos ejemplos de políticas públicas para el bien común y que hoy AMLO desdeña las rechaza y una la tiene sometida me refiero a la Secretaría de la mujer y la comisión de los Derechos Humanos.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Refuerzan medidas para contener contagios en Guerrero

El considerable incremento de contagios por Covid-19 registrado en los últimos días en Gue…