Inicio Opinión ¡Guardaditos! / Por: Miguel Hernández Albarrán

¡Guardaditos! / Por: Miguel Hernández Albarrán

6 minuto leer
0
319

Las Cosas de la Política

Un «guardadito» es un ahorro, en la cultura popular (la del pueblo pues), es algo que todos los mexicanos, la raza, las mamás, los abuelos buscan hacer, ya sea en un marranito (alcancía), frasco de vidrio, en una lata de leche o hasta en lugares aparentemente secretos, el guardadito sirve para emergencias, para comprar a futuro algún bien, darse algún gusto o vacaciones y hasta en previsión a un festejo.

Hay quienes hacen varios «guardaditos» y en ese esquema estaban los anteriores gobiernos neoliberales, sí, tenían sus guardaditos a grado tal que el propio Andrés Manuel López Obrador reconoció haber recibido finanzas sanas y un buen «guardadito» para cualquier contingencia, aunado a esto también se hablaba de otros guardaditos generados por ahorros en recortes presupuestales y de un ahorro fantasma por haber acabado con la corrupción.

Y de repente nos enteramos en voz del secretario de hacienda que, “Ya no habrá guardaditos” en México para 2021, que se acabaron los ahorros varios y que vamos a enfrentar una crisis que nos traslada de tajo a 1932, y Arturo Herrera se refiere a que ya se acabaron los ahorros (el guardadito pues), se acabó el fondo de estabilización, se acabó el dinero de los recortes presupuestales (el ahorro de la corrupción, es mera ilusión de retórica mentirosa), en fin que a 3 meses de que acabe el 2020 ya el gobierno federal se quedó sin dinero.

La pregunta obligada es ¿en qué se gastó el dinero, quien lo tiene, para que se usó?, ¿se desvío para uso electoral?, ¿se lo están robando? ¿Quién lo tiene?, todas estas preguntas nos llevan a la presunción de corrupción, aunque tal vez la van a disfrazar de aportación, sí, aportaciones a la compra de conciencias, dignidad y votos, la realidad es que hay muchos miles de millones que o están en el limbo o están en un guardadito electoral y peor aún pueden estar en varios » guardaditos» personales (robo descarado y en despoblado) con nombre y apellido y hasta acrónimos con registro de marca propia , ¿o no?.

Bien dice el dicho popular ¡ dime de qué presumes y te diré de qué careces! Y eso nos lleva a quien a lo largo de su eterna campaña ha vociferando que es honesto, impoluto y libre de toda corrupción, muy paradójico, cuando la gran mayoría de sus cercanos en su carrera política y alianzas, tienen señalamientos de corrupción y malos manejos (los nombres han estado permanentemente en medios, audios y vídeos), él dice «no somos iguales», tal vez, pero al parecer si son más corruptos.

Se ha llegado al exceso de la recaudación ilegal con el pase de charola a empresarios, el recorte de salarios, la coacción personal para la compra «voluntaria» de boletos de la rifa del avión, en las compras directas, contratos sin licitación y el manejo indiscriminado de recursos públicos ¿habrá «aportaciones revolucionarias»?, lo que sí queda claro es que hay un tufo de CORRUPCIÓN en el hecho de que nadie sabe, nadie supo, a dónde están, se han gastado o para que se han utilizado los… ¡Guardaditos!

PD. La CORRUPCIÓN en la llamada 4T es más burda que la corrupción que dicen combatir, y hay un CORRUPTO supremo y todos sabemos quien es, con todo y acrónimo, ¿o no?

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

El Semáforo epidemiológico / Por Misraim Olea Echeverría 

El Semáforo de riesgo epidemiológico es un sistema de monitoreo implementado por el gobier…