Las Cosas de la Política

Pasan los días, llega el primera año de gobierno de AMLO, de la 4T, cuarta transformación o como le quieran llamar, la calificación a lo realizado o no realizado es de acuerdo al sentimiento político, social y económico del que califica y opina al respecto, unos claman paciencia y piden más tiempo, otros exigen resultados, muchos ya demuestran preocupación, los habrá que digan que vamos «requetebien», otros que todo es mentira y que todo está del ¡CARAJO!.

Sea cual sea el sentimiento y la calificación la realidad es evidente, no hay rumbo, no hay resultados y sobretodo no hay cambios; la corrupción sigue tan campante y vigente, aunque se niegue en las mañaneras, la economía está en picada, la crisis del sector salud se agudiza, PEMEX no levanta y sus proyectos tienden al fracaso, las fuerzas armadas ya han demostrado desacuerdos, se dice que hay ahorros y sub ejercicio, nadie sabe dónde está ese dinero más allá de las cifras y los anuncios mañaneros.

Se sigue señalando, estigmatizando, burlándose y sobretodo engañando con la cantaleta del pasado, se han dado plazos, fechas y se vuelven a fijar tiempos, se habla de grandes inversiones y ninguna se cristaliza o aterriza, se deja todo a la corta memoria del gobierno virtual vía redes sociales, se sigue en la revancha y la búsqueda de la venganza.

Se eligió a un candidato permanente, no a un presidente, se es ocurrente, se juega al distractor y al actor de comedia política, se habla de una utopía como si fuera lo real y el todo, el estado de ánimo se basa en las tablas de popularidad y en las loas compradas con tarjetas del «bienestar», las mentiras atropellan a las medias verdades, la cuatroté pasó de ser un proyecto a una simple frase descriptiva del fracaso de la misma, frase que pasa a ser despectiva y no indicativa de lo que dicen ser y hacer.

Pasó un año de esperanza, de cambio, a una realidad de revancha y abandono y finiquito de políticas públicas perfectibles, que fueron canceladas con una presunción de corrupción sin comprobación, un año en el que los equilibrios pasaron a ser el total desequilibrio que pone en riesgo la gobernabilidad política y social vía la polarización permanente de la sociedad.

A la delincuencia se le manda el mensaje de amnistía, de impunidad y de inmovilidad, la cuatroté se autoderrota, se rinde y abdica, ante los hechos prefiere justificar el error de Culiacán y desestimar sin empatía lo de los LeBarón en los límites de Sonora y Chihuahua, merece más palabras un narcotraficante, que la masacre de niños y mujeres, se habla de paz y de abrazos no balazos, cuando el crimen se empodera en todo contexto y sólo se tiene la referencia de que en el pasado se pateó el «avispero» y se armó una guerra, la cual por cierto está muy lejos de terminar a pesar de claudicación gubernamental.

Se saca un pañuelo blanco y se dice que la corrupción se acabó y salta la pregunta, ¿es una señal para pedir paz?, ¿de rendición? ¿O claudicación?, intérpretela como quiera, cada quien tendrá su personal opinión, sentimiento o resentimiento, lo que sí queda claro, es que a pesar de las afrentas, los insultos, las burlas, las frases irónicas, la sociedad ya empieza a estar de acuerdo que esto del proyecto de nación, de la cuarta transformación nos lleva a pensar, sentir, asegurar y exclamar que…¡ ESTA DEL CARAJO!

PD, Más allá de si eres fifí, neoliberal, conservador,periodista,Lopezobradorista, morenista, indígena, Criollo o mestizo, todos somos mexicanos y ya es notoria la preocupación social de que las cosas no están «requetebien» como nos las quieren vender y si no lo crees solo ve tus finanzas y tu entorno, ¿hay paz? ¿Hay seguridad? ¿Hay circulante? O de plano hay negación y absurda negación.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Destaca Añorve trabajo de Astudillo para aumentar inversión en Guerrero

Luego de los anuncios que se dieron a conocer en torno a la presentación de proyectos de g…