El Presidente López Obrador aprovechó la oportunidad en la pregunta de un reportero durante la mañanera desde Acapulco el viernes 14 agosto, “¿Cómo debe ser el candidato de este partido, cómo debe ser el gobernador que sustituirá a Héctor Astudillo Flores?”, suavemente sugirió que en Guerrero deben “seguir con buenos gobiernos”.

Antes, al inicio de su conferencia el Presidente describió a Astudillo como «servidor público ejemplar» al mismo tiempo reconoció la coordinación con la que han trabajo y destacó sus cualidades. Deben superar o tener las mismas quienes aspiren a gobernar Guerrero.

La sentencia no fue casualidad, al inició de su gobierno, en Tlapa, AMLO ya como Presidente visitó Guerrero, algunos asistentes abuchearon al gobernador, en ese momento en base a videos y fotos que circularon en redes sociales se observó a gente cercana a Pablo Amilcar orquestando la acción.

Astudillo tomó postura, un año después, López le reconoce su trabajo y dibuja en base a las cualidades de Astudillo al próximo gobernador de Guerrero.

Nada fácil, en Morena, ni Félix Salgado, Pablo Amilcar o Adela Román tienen los atributos señalados por el Presidente de México.

El primero dejó su curul unos días como senador en busca de realizar acercamientos con su base electoral, el mismo coordinador de Morena en el Senado y operador de AMLO lo regresó. Un claro; tú no vas muy anticipado.

El segundo, en plena campaña en redes sociales ha sido cuestionado junto a su familia por ser incongruente en la amplitud de su patrimonio aunado aun sin fin de escándalos en redes sociales de los regidores, diputados y funcionarios pertenecientes a su grupo político. Un aspirante manchado de corrupción e inmoralidad, dos de los principales dogmas de la Cuarta Transformación.

Adela Román, colocada en las mediciones como titular de un gobierno sin resultados, reprueba en automático la principal cualidad que busca López Obrador para quien lo acompañará en el gobierno de Guerrero en la segunda parte de su sexenio.

Paradójicamente esas cualidades las pueden encontrar en los aspirantes de otros partidos. además AMLO sabe que con el PRI tiene gobernabilidad y colaboración en su proyecto transformador. Recordemos que Andrés Manuel López Obrador, es un estratega político preciso, un comunicador singular, pero sobre todo un gobernante que quiere asegurar su legado, ni Pablo, Felix o Adela, lo aseguran.

Por: Raúl Gatica

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En opinión destacada
Comentarios cerrados

Mira además

Finlandia: perros detectan con éxito la COVID-19

En el aeropuerto de Helsinki, Finlandia, perros detectan con el olfato a pasajeros infecta…