Dark Light
Vale la pena elegir las batallas con tu pareja. La perfección en cualquier relación es solo una ilusión. No siempre son rosas y champán.

No hace falta decir que incluso una pareja feliz pelea. Sin embargo, con el 40 o 50 por ciento de los matrimonios que terminan en divorcio, la forma en que discutes puede ser más importante de lo que crees.

Piensa en la última discusión que tuviste con tu pareja. ¿Cuál fue la causa raíz? Si se pelean por algo que no recordarán dentro de dos o tres semanas, podría ser una señal secreta de que tu matrimonio se dirige hacia el divorcio. ¡Afortunadamente, ahora hay una manera fácil de evitarlo!

Kara Lawler, bloguera de Mothering the Divide, compartió recientemente un pequeño consejo matrimonial con TODAY. Según ella, uno de los secretos más sorprendentes de las parejas felizmente casadas no es su comunicación constante, sino la falta de ella.

Puede parecer contradictorio, pero escúchanos. Cada pareja que cohabita puede relacionarse con esas pequeñas molestias y quejas sobre vivir con su pareja. Pero todas esas pequeñas cosas son exactamente eso: cosas. TE RECOMENDAMOS  Señales de advertencia de que tus padres ya no son aptos para vivir solos

Lawler escribe que resistas a la tentación de pelear por las cosas pequeñas, como cuando tu pareja deja los zapatos en el pasillo o los abrigos en las sillas. Al hacerlo, deja espacio, ¡y ahorra energía!, para desacuerdos más importantes, dice ella. 

“Para nosotros, el secreto parece estar en permanecer callados sobre las fallas insignificantes de los demás, pero al mismo tiempo, hablar cuando sea necesario, como sobre cosas esenciales, cosas de carácter, cosas importantes, cosas de niños, pero sobre todo hacerlo con delicadeza y con respeto”, escribe Lawler

“A veces, lo hacemos en voz alta, supongo, pero elegimos nuestras batallas con cuidado”. Su relación no es perfecta, de ninguna manera. Aún así, aunque Lawler y su esposo pueden discutir, eligen resolver esos argumentos juntos.

“La perfección en cualquier relación es solo una ilusión”, escribió Lawler. “No siempre son rosas y champán. Es un trabajo duro; es desacuerdo a veces; es elección; es perdón; es aceptación.” Si estás listo para reavivar el romance en tu matrimonio (¡y hacer que dure mucho más!), prueba estas pequeñas cosas para hacer que sea más feliz.

De: Brooke Nelson / Selecciones

entradas relacionadas
Total
4
Share