Inicio Opinión El poder de desequilibrar / Por: Pedro Kuri

El poder de desequilibrar / Por: Pedro Kuri

5 minuto leer
0
173

Guerrero arrancó este 2019, en lo político y económico, atípicamente de forma negativa. La evidente inexperiencia legislativa de quienes integran la fracción del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el Congreso del estado, donde son mayoría, trajo como consecuencia el inédito aplazamiento de la aprobación del Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal de este año. A la fecha, no se tiene antecedente de algún inicio de año en Guerrero sin presupuesto aprobado; solo este, en el contexto de la Cuarta Transformación.
No es la primera vez que un partido distinto con respecto al Poder Ejecutivo domina al Legislativo en lo local. Por tanto, no se puede atribuir a diferencias partidistas la omisión de Morena para postergar el voto del presupuesto. Más bien, es una consecuencia de su curva de aprendizaje en el ámbito legislativo y de la orfandad política en que quedó la bancada lopezobradorista tras la salida de su ex coordinador Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, hoy flamante súper delegado del gobierno federal quien, aún con ese cargo, tuvo injerencia en la decisión de los morenistas sobre el análisis superfluo del paquete económico y la dilación para mantenerlo en la congeladora legislativa.
Resulta preocupante que la falta de oficio político, acompañada por dejos de soberbia e indiferencia, pongan de rodillas a la entidad, pues el retraso del presupuesto conllevará a un impasse en acciones y programas que deberán ceñirse a los montos económicos ejercicios durante 2018.
En momentos de austeridad trazada desde el gobierno de la República, es menester tomar en cuenta la necesidad de tener en tiempo y forma los recursos para el correcto funcionamiento de la administración pública y que estos no sean asignados de forma preferencial, con base en intereses político partidistas.
Y es que el empantanado paso del presupuesto por la Cámara de Diputados local parece remitirse también a eso: a una ambición de poder por tener control y decisión sobre los montos y su destino, en contrapropuesta al Presupuesto original presentado por la administración de Héctor Astudillo Flores.
La postura de Morena en el tema presupuestal advierte un camino accidentado durante los siguientes tres años en la relación Ejecutivo-Legislativo que resulta inconveniente en el avance de temas trascendentes para Guerrero que requieren grandes inversiones y atención prioritaria.
Lo que ocurrió en el Congreso local no se apega en absoluto a los designios del presidente Andrés Manuel López Obrador, de desterrar prácticas retrógradas y consolidar la unidad nacional entre poderes, partidos y sociedad en general. Aquí, más bien, los diputados de Morena evidencian odios y revanchismos partidistas que debieron superarse desde la pasada elección, cuando el PRI fue desplazado abrumadoramente y la neo izquierda  se alzó con un triunfo indiscutible.
Quizá, en el fondo, Morena se resiste a abandonar su condición de otrora partido de oposición y a aceptar que en la actualidad son poder a nivel nacional y en lo local.

Pedro Kuri Pheres en Facebook
@pedrokuripheres en Twitter
acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

AirPods pueden causar cáncer, advierten científicos

El jurado científico aún está deliberando sobre si estos dispositivos pueden o no causar c…