Inicio Opinión El odio como política pública / Miguel Hernández

El odio como política pública / Miguel Hernández

5 minuto leer
0
258
En este México tan polarizado socialmente el fomento al odio social ya pasa a ser una política pública establecida y fomentada de manera permanente por su permanente promotor Andrés Manuel López Obrador, sí, no es ocurrencia, es una realidad palpable y se difunde por vías ya institucionales y las redes sociales.

El difamar y generar dudas sobre tal o cual personaje o institución es parte de esta política de odio, diga Difama que algo queda y al final de cuentas ya es difícil que se recupere una imagen que ha sido cuestionada, la mala fe, la mentira y la suposición son los dardos que generan desconfianza, solo baste ver lo de los supuestos sueldos de jueces y magistrados de la suprema corte (la propia corte lo desmiente) tema que ya genera muchas reacciones contrarias y por ende ejemplo de la Política de odio que se pretende establecer.

Establecer la desconfianza, rencor y odio social como si se tratará de una política pública, va a generar linchamientos mediáticos y sociales vía las redes de manera permanente, generando esto una polarización política y social en la que sólo hay dos opciones o eres bueno o malo sin mayor razonamiento o defensa y la calificación la estará otorgando el propio Andrés Manuel López Obrador y por ende replicada por sus funcionarios y seguidores.

Solo hay una óptica válida y la línea será dada de viva voz día a día en las conferencias mañaneras, siempre habrá la declaración que califique o descalifique a instituciones o nombres en particular, veremos el dedo arriba o abajo según el ánimo y la demanda de los asistentes al circo romano de la cuarta transformación.

Dentro de las frases ya célebres de algunos morenistas de hueso colorado destacan las de Yeidckol Polensky en las que resalta que los pobres son parte de una política pública que establece que la pobreza debe de carecer de oportunidades para sobresalir y además es ferviente promotora de la política del odio como norma de calificación a quienes considera opositores a su proyecto o norma política.

Hay tiempo para hacer correcciones en la toma de decisiones, hay forma de establecer relaciones de convivencia política sin avasallamiento, hay forma de evitar que se establezca… El odio como política pública!

PD. Ejemplos de esto hay muchos y se irán acomodando más de no haber correcciones, la mitomanía y la difamación serán el sello político de la cuarta transformación ¿o no?

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

AirPods pueden causar cáncer, advierten científicos

El jurado científico aún está deliberando sobre si estos dispositivos pueden o no causar c…