Inicio Opinión El encierro ya es inviable / Por Pedro Kuri

El encierro ya es inviable / Por Pedro Kuri

6 minuto leer
0
202

Nos encaminamos con pesadumbre hacia la semana 14 de la emergencia sanitaria sin contener los contagios ni la letalidad del Covid-19. Sería el pasado 25 de junio -según pronósticos imprecisos, pero esperanzadores, de la Secretaría de Salud federal- cuando estaríamos despidiéndonos de la pandemia. El aplanamiento de la curva epidemiológica, pese al optimismo del gobierno federal, sigue siendo una utopía dolorosa.  De hecho, la prestigiosa Universidad de Washington, a través de su Instituto de Métricas y Evaluación de Salud, advierte que México estaría alcanzando más de 88 mil muertes en octubre y reconoce que la aplicación de medidas preventivas como el uso de cubrebocas permitiría apenas reducir la previsión de fallecimientos a 79 mil.

También llegamos a 88 días de un confinamiento asfixiante y de una parálisis económica sin precedente que ha amainado, incluso, las estructuras empresariales más sólidas del país y el mundo.  Millones de mexicanos que laboran en actividades no esenciales permanecen aislados en sus hogares para evitar ser parte de la estadística de contagios y muertes, pero rezuman angustia y ansiedad, que resultan igual de letales que el coronavirus, por el encierro y la incertidumbre sobre sus ingresos. La aflicción social no es injustificada: los pronósticos económicos a escala global y regional trazan una catástrofe.

El Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, ajustó sus expectativas negativas sobre la contracción de la economía mexicana al prever que la caída del Producto Interno Bruto al cierre de 2020 será de 10.5 por ciento y no de 6.6 por ciento.

A su vez, el Banco de México, por quinta vez en menos de seis meses, recortó el jueves pasado su tasa de interés a 5 por ciento anual para, de alguna forma, incentivar el crédito para empresas y familias.  Al pesimismo financiero se añaden las malas señales lanzadas desde el gobierno federal sobre las restricciones a la inversión extranjera en materia energética que inhiben la intención de inyectar capital privado en el país, como lo advierte la consultora Kearney en su Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa 2020. 

Ese panorama es el que alienta la movilidad en las calles de Acapulco, de otras ciudades del estado y del país. La necesidad económica es más fuerte que el temor a esta amenaza sanitaria, aunque las autoridades locales lo recriminen.

La Costera Miguel Alemán es reflejo de la desazón con negocios cerrados y decenas de vendedores de playas instalados a lo largo de los cruceros viales para pedir ayuda económica a cambio de su mercancía.

El encierro ya se tornó intolerable en todos los estratos sociales. La reapertura extraoficial de negocios considerados no esenciales era inminente y se empató -o quizá fue uno de sus factores- con el anuncio del inicio de la nueva normalidad económica en Guerrero a partir del próximo 1 de julio, con énfasis en el sector turístico.

La recuperación de la economía no será inmediata, considerando además que los establecimientos deberán reducir su capacidad de operación para cumplir la normativa sanitaria, pero dejar atrás el encierro paulatinamente es lo más viable para ir zanjando la crisis.

Pedro Kuri Pheres en Facebook

@pedrokuripheres en Twitter

acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Los números del Covid-19 al iniciar el último mes del 2020 en Guerrero

COVID19. Guerrero, mantiene un promedio de 7.5 decesos diarios …