Dark Light
Las cifras reales no expresadas en los spots dan testimonio que la cuarta transformación, es un sueño guajiro que pronto se estrelló con la realidad

“Por salud mental, busquen forma de protegerse ante el bombardeo de mentiras en la prensa, la radio y la TV, en vísperas del informe”, dice un twitt del Presidente Andrés Manuel López Obrador con fecha veintisiete de agosto de dos mil catorce, el cual hoy es más vigente que nunca, mañana es primero de septiembre, fecha en la que por Ley el Jefe del Ejecutivo Federal debe rendir un Informe del estado que gurda la Administración Pública, y por ello, desde hace días ha comenzado ese “bombardeo” de mentiras y verdades a medias.

Redes, televisión y radio, están llenos de mensajes del Presidente Obrador, sí, más allá de lo pesado de escucharlo todos los días en las mañaneras, pues ahora hay que agregarle que rinde un informe más de las decenas que ha presentado en estos cuatro años de Gobierno. En esencia es lo mismo en cada acto; ya sea frente al “pueblo bueno y sabio” o con integrantes de su gabinete, ha sido lo mismo: presumir sus mega obras, como el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas o el Aeropuerto Felipe Ángeles, sin dejar de responsabilizar a administraciones anteriores por la inseguridad y violencia, una economía sin crecimiento, a los “conservadores” que se oponen a su gobierno, al ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, a quien no supera y sigue culpando de todo lo malo, y en general a todo aquel o aquella que simplemente no aplaude la narrativa de su cuarta transformación.

“Construimos el mejor aeropuerto de América Latina”, “No somos iguales”, señalan los spots plagados de “otros datos” utilizados en la propaganda política dedicada a sus fieles seguidores, seamos claros, están llenos de mentiras y los mensajes que López Obrador sacó por el “informe”, no van dirigidos a toda la población, él sabe que sus “datos” son fácilmente desmentidos con una simple búsqueda, por ello la construcción de las líneas de su narrativa, van dirigidas a la gente que no tiene acceso a Internet, a quienes puede engañar y coaccionar su voto, a quienes ciegamente siguen creyendo en el, aunque con datos técnicos y veraces se les demuestre lo contrario; el Presidente y sus fieles creyentes de que México vive una “transformación” rechazan la información proporcionada por diferentes organismos nacionales e internacionales que evidencian la situación en la que se encuentra el país. En estos cuatro años hubo un incremento de más de seis millones de nuevos pobres, una inflación como no se había visto desde hace 21 años, más de 100 mil víctimas de homicidio, violencia creciente en la mayoría del país y más de 500 mil muertos de la pandemia por Covid-19, lo cual colocó a México en el cuarto lugar del mundo que peor llevó está pandemia.

En el caso de las cifras de pobreza, de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) 2018, en México había 52 millones de pobres. Para 2020, incrementó a 55.6 millones de personas en situación de pobreza. Y para este 2022, la misma institución calculó que los pobres en México rondan los 58.1 millones, es decir, 2 y medio millones más que hace dos años y 6.1 millones de pobres más que al inicio del mandato del presidente de “primero los pobres”, y en efecto, fueron los pobres los primeros en aumentar en estos cuatro años de Gobierno.

En el tema de seguridad, la violencia incrementa en México, con las propias cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) las cifras de López Obrador ya superaron las 120 mil muertes violentas ocurridas durante el sexenio del ex presidente Calderón, cuando inició la guerra contra el narcotráfico, y está a nada de rebasar la violencia registrada de su antecesor Enrique Peña Nieto, y eso que aún le faltan dos años más de Gobierno, en pocas palabras este país arde y se desangra por sus cuatro costados sin que exista un estrategia que realmente le haga frente.

En el caso de la generación de empleos, no se han creado ni la mitad de los que López Obrador prometió. Datos del IMSS correspondientes a los primeros tres años de gobierno estiman que se crearon apenas 540 mil empleos, por el contrario, el Presidente de lo otros datos, sigue contando los apoyos de programas sociales como creación de empleos, y celebrando el aumento de remesas que connacionales envían a México, como si fueran de empleos creados en territorio nacional.

Como lo establece la Ley en cuanto a información oficial, previo a su Informe a presentar el día de mañana, López Obrador lanzó varios spots presumiendo los logros del cuarto año de Gobierno. Uno de ellos es el relacionado con las Universidades del Bienestar, en el que afirma que creó 145 universidades públicas. Sin embargo, la mayoría de las sedes de las Universidades del Bienestar corresponden a edificios prestados con pocos alumnos y sin reconcomiendo oficial, una verdad contada a medias una vez más.

Ante todo este “bombardeo” de mentiras me pregunto si el Presidente incluirá las cifras reales de cómo vamos en México, si hablará de que gracias al INSABI 15 millones de mexicanos quedaron sin servicios de salud, que entregaron medicinas caducas a los enfermos con cáncer, y que solo 3 de cada 10 niños tiene su esquema completo de vacunación, entre tantos otros temas pendientes.

Cada vez son más surrealistas los “Informes” del Gobierno de la cuarta transformación con los datos que maneja, son todo menos un Informe, es una apología de su ineficacia, misma retórica exacerbada de culpar al pasado y justificar improvisaciones; para un cuarto año de trabajo, seguir hablando de los gobiernos anteriores y, etiquetarlos con el adjetivo de neoliberales es muestra de la ineptitud para resolver los problemas del presente; es Informe de Gobierno, no discurso de campaña.

Mientras las multitudes hablan de inseguridad, feminicidios y cosas verdaderamente rudas que vive en carne y hueso el México real, López Obrador apela a otras cuestiones a sus “otros datos”. Luis Estrada, en su libro más reciente titulado “El imperio de los otros datos” correspondiente a tres años de gobierno, señala que López Obrador ha realizado más de 700 conferencias de prensa, con un promedio de casi dos horas. El presidente acumula cerca de 67 mil afirmaciones falsas, engañosas o que no puede probar, equivalente a un promedio de 90 diarias, mientras, el número de mentiras va aumentando semana a semana, el “pueblo bueno y sabio” resiente los aumentos de precios, la inseguridad y el ineficiente servicio de salud.

Las cifras reales no expresadas en los spots dan testimonio que la cuarta transformación, es un sueño guajiro que pronto se estrelló con la realidad, pero de eso comentaremos en la segunda parte de este texto, cuarto informe de gobierno , el imperio de los otros datos.

Autor: Alejandro Lotzin. Presidente del Instituto de Formación Política “Jesús Reyes Heroles”. lotzin1785@gmail.com

entradas relacionadas
Total
13
Share