Inicio Opinión El amigo desagradecido de Acapulco / Por Pedro Kuri Pheres

El amigo desagradecido de Acapulco / Por Pedro Kuri Pheres

5 minuto leer
0
394

Apenas asimilando el tercer aumento en el peaje de la autopista del Sol en menos de un año, un golpe directo a la actividad turística en Acapulco y Guerrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció esta semana reformas en materia educativa para eliminar los llamados fines de semana largos -otrora ‘puentes’ vacacionales- a partir del próximo ciclo escolar.

Vamos por partes. En febrero y septiembre de 2019, Caminos y Puentes Federales (Capufe) aplicó incrementos en la autopista que en conjunto fueron del 8 por ciento. López Obrador justificó la medida como parte de un ajuste acorde a la inflación y rechazó alguna posibilidad de modificarlo, pese a que, en su campaña, prometió bajar su costo un 50 por ciento.

El 5 de febrero pasado entró en vigor otro aumento, de 3 por ciento, con que el peaje de la ciudad de México a Acapulco tendrá un costo total de 609 pesos, es decir, mil 218 pesos viaje redondo.

Con esa tendencia, y aunado al coste de las gasolinas que tampoco han dado muestras de disminuir, la autopista del Sol dejaría de ser una opción para el turismo doméstico que sostiene nuestra principal actividad económica. Sin ánimo catastrofista, los visitantes del Centro del país optarían por alternativas de paseo y recreo que impliquen la misma o menor inversión y bajo condiciones más seguras en su traslado. Y es que no se puede eludir que las condiciones físicas de la autopista más cara del país nunca han estado en sintonía con su costo.

Por otro lado, la iniciativa presidencial para desmoronar los puentes vacacionales ha dejado perplejo al sector empresarial local que mantenía altas expectativas con respecto al trabajo de López Obrador en favor del turismo, de Acapulco y de Guerrero.

Si de algo se oxigena este puerto fuera de los tres periodos vacacionales anuales es de los fines de semana, lo mismo los largos que los comunes. De acuerdo con datos duros de la Secretaría de Turismo estatal, Guerrero obtuvo una afluencia de 800 mil visitantes y una derrama económica de 2 mil millones de pesos por concepto de fines de semana largos durante 2019 y este primer puente de 2020.  La ocupación hotelera promedio durante esos lapsos ha sido de 83 por ciento.

Es por ello que resulta inadmisible el actuar presidencial en detrimento de un estado que abonó sin miramientos a la consolidación del proyecto político afincado ya en Palacio Nacional, y es condenable que López Obrador, lejos de mostrar reciprocidad hacia los guerrerenses, ordene acciones en contra del crecimiento turístico y económico de Guerrero y nos excluya de sus grandes proyectos sexenales.

Las decisiones referidas sólo pueden entenderse como una ofensa, pero en esta entidad, a propósito del rescate de la memoria histórica que pretende el presidente con su iniciativa de los ‘puentes’ vacacionales, estamos acostumbrados a remar a contracorriente y librar las adversidades con las secuelas que esto implique.

Pedro Kuri Pheres en Facebook

@pedrokuripheres en Twitter

acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Los 10 datos más curiosos sobre el otoño que podrías desconocer

Hoy damos paso a una nueva estación: el otoño en el hemisferio norte (la primavera en el h…