Inicio Opinión Desquitando años de pensión / Por Pedro Kuri Pheres

Desquitando años de pensión / Por Pedro Kuri Pheres

6 minuto leer
0
2,286

No soy ningún iluso. Me pueden tachar de utópico. Estoy claro que el poder político, en casi ninguna circunstancia, debe ser compartido, pero las experiencias deben ser recogidas para forjar mejores propuestas en beneficio de la sociedad.

Estamos, sin duda, ante una emergencia nacional derivado del clima de inseguridad que ahora atañe a casi todo el territorio nacional. Ya no es sólo Guerrero con sus autodefensas y las disputas entre grupos del crimen  organizado. Tampoco lo son Sinaloa, Tamaulipas, Baja California, Veracruz,  entidades azotadas por el narcotráfico, entre otras.

La violencia ya es patente en el Bajío, una región anteriormente considerada en relativa paz y tranquilidad. Allí es el robo de combustible -conocido como huachicoleo- otra vertiente de esta encarnizada lucha de poder entre bandas criminales que sangra a Guanajuato.
Pero también la Ciudad de México es hoy epicentro de una violencia que sólo era común en algunas regiones del norte y sur del país, relacionada también con la venta de drogas.

Desde finales del siglo pasado, la sociedad mexicana se enfrenta a la inseguridad pública en menor o mayor magnitud. Es un fenómeno que ha venido, así, de menos a más y se advierte irrefrenable.

El nuevo gobierno federal ofreció atacar frontalmente a la delincuencia y la Guardia Nacional, aún sin operación oficial, es su principal arma para ese propósito. Sin embargo, a casi cinco meses de la Cuarta Transformación, los indicadores de homicidios dolosos, lejos de disminuir, registran una tendencia al alza. En promedio, de acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, mensualmente se registra más de 2 mil asesinatos, un nivel mayor con respecto a años anteriores.

En los hechos, según arrojan las cifras, el crimen sigue dominando y esto impacta en lo social, lo económico y en lo político. Ningún sector escapa de ese flagelo.

Es por ello que se advierte imprescindible recurrir a otras estrategias y una nada descabellada es formar un planteamiento amplio con base en experiencias y fracasos anteriores.
A los ex presidentes de México les tocó lidiar con ciertos tipos de crimen y de criminales, mediante estrategias distintas que no resolvieron el problema pero algún efecto tuvieron.

Hoy es común leer algunos antecesores de Andrés Manuel López Obrador -y algunos de sus funcionarios- aprovechar las redes sociales para criticar la efectividad de las medidas implementadas por la actual administración federal en materia de seguridad y otros rubros.

Si el periodo sexenal no les resultó suficiente para materializar sus objetivos de devolver tranquilidad y paz a la sociedad, sus aportes quizá deban ser motivo de análisis en un Consejo de Seguridad del que ellos también formen parte, donde se trace una estrategia efectiva en la materia.

En un Estado plural e incluyente, las ideas y planteamientos de todos los actores sociales deben ser consideradas en la definición de políticas públicas adecuadas a las nuevas circunstancias.

Integrar esta suerte de cuerpo de consejeros presidenciales no implica conceder parte del poder. De hecho, el presidente de la República en turno tendría la decisión final de lo  expuesto al seno de una órgano así, donde confluirían los logros y fracasos como base de las estrategias.

A estas alturas nada es descabellado, sólo la violencia irracional que pone bajo luto a miles de familias mexicanas y esfuma su escasa esperanza de paz.

Pedro Kuri Pheres en Facebook
@pedrokuripheres en Twitter
acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

El orden se siente, la paz, en camino / Por: Raúl Gatica

De acuerdo a los datos en el informe del secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Se…