Dark Light

En Londres una mujer que había sido contratada como recepcionista fue despedida por no usar zapatos de tacón durante su horario laboral.

Nicola Thorp, se presentó a su primer día laboral como recepcionista de la compañía de finanzas de Londres, PwC.

Ella decidió portar zapatos bajos para trabajar cómodamente; sin embargo, la empresa llamó su atención pidiéndole que usara tacones entre dos y cuatro centímetros.

La mujer se opuso diciendo “no podré hacer eso en tacones” añadiendo “si pueden darme una razón de por qué usar flats me perjudicaría para realizar mi trabajo, entonces es justo”, pero asegura que no pudieron.

Cuando ella dijo que no haría el mismo trabajo en tacones, sus nuevos compañeros de trabajo se rieron y la despidieron sin goce de sueldo.

Foto de Nicola T .Foto de Twitter

Sin embargo, la compañía que la despidió, argumentó que ella había estado de acuerdo con la vestimenta de trabajo y después le dijo a la BBC que “todas las colegas podían llevar flats”, además de resaltar que las zapatillas no eran parte del reglamento.

Thorp entonces hizo una petición al gobierno del Reino Unido para prohibir los tacones altos reglamentarios. “Los códigos actuales de vestimenta de trabajo son antiguos y sexistas”, escribe Thorp en su petición al parlamento.

Para la mañana siguiente, la petición tenía siete mil de las 100 mil firmas que requería para que el Parlamento del Reino Unido considerara el tema de debate.

Asimismo, estudios demostraron que con el tiempo, los tacones altos restringen la función muscular y reducen el flujo de sangre a través de los miembros inferiores, además pueden aumentar el desgaste de las rodillas y afectan la columna vertebral.

Científicos de la Universidad de Alabama en Birmingham estimaron que entre el año 2002 y 2012 en EE.UU., 123 mil 355 lesiones estaban relacionadas zapatos de tacón alto de las cuales el 2.6 por ciento era tratado en salas de emergencia.

“Creo que los códigos de vestimenta deben reflejar a la sociedad”, le dijo Thorp a la BBC, “y hoy en día las mujeres pueden vestir formal y usar flats”.

Foto de Nicola Thorp .Foto de Twitter

Joven sangra por uso de tacones en Canadá

En Alberta, Canadá, la foto de los pies ensangrentados de una joven, compartida por una amiga suya, causó polémica e indignación, luego de que se revelara que la mujer fue obligada a usar tacones al día siguiente a pesar de sus lesiones.

Foto de Facebook

A través de su cuenta de Facebook, Nicola Gavins compartió la historia de su amiga, quien trabaja como mesera en el restaurante Joey de Edmonton, acusando que el gerente no solo la regañó por cambiarse los tacones por zapatos más cómodos, sino que la obligó a utilizarlos al día siguiente pese a que estos le causaron un profundo sangrado.

“Para todos los que conozco que comen en los Restaurantes Joey (el de Avenida Jasper, en Edmonton específicamente).

Su política es aún que el personal femenino vista tacones a menos de que no se los permita un médico, los pies de mi amiga estaban sangrando al punto de que perdió una uña y aún así fue regañada furiosamente por el gerente en turno por cambiarse a zapatos de piso (específicamente le dijo que debía usar tacones en su siguiente turno al día siguiente).

Además, el personal femenino tiene que comprar un uniforme/vestido con un costo de 30 dólares mientras que el personal masculino se puede vestir con ropa blanca de sus propios clósets (y no tienen que usar tacones).

Requerimientos sexistas, arcaicos y una política totalmente desagradable.

Tengo muchos amigos en la industria del servicio y conozco a montones de mujeres que ganan grandes propinas sin tener que sacrificar su comodidad al servir. Eligiré seguir apoyando a esos establecimientos”, escribió Nicola en una publicación, en la cual añadió que“Joey también tiene turnos de entrenamientos no pagados que son ilegales bajo las Leyes de Trabajo de Alberta (con renuncia firmada o no). ¡Es una mierda sórdida!”.

tacones facebook

Desde entonces, la fotografía ha sido compartida por miles de usuarios, que han expresado su indignación y enojo contra el restaurante.

 

Vía López Dóriga

Deja una respuesta
entradas relacionadas
Total
0
Share