Dark Light

Las Cosas de la Política

Algo pasa en la mente de Andrés Manuel López Obrador, ¿por qué tan enojado, colérico, marrullero y peleonero?, puede ser porque así pulsa qué tanto poder detenta todavía, puede ser que realmente ya se quiera ir, sin dimitir eso sería deshonroso para quien quiere borrar la historia y ser la historia misma y única.

Ya se ha agotado su catálogo de culpables, sus distractores cada vez más pierden efectividad, es popular por su retórica y manejo de las ambiciones y las emociones sociales, maneja a su antojo y conveniencia los pecados capitales del ser humano, el ser popular no lo hace ser un estadista o presidente eficaz (él sigue en permanente campaña electoral como candidato único), tal vez “sus datos” ya no le son tan halagüeños, aunque salga comiendo “garnachas” o hablando de que ya se acabó la corrupción (será que ya le pesa el que estemos en el quinto lugar de los países con mayor corrupción) o de plano hay que hablar de “un ligero desgarre” en su juego de béisbol con equipos y escenario ad hoc.

Por cierto el mensaje de correr, anotar y hablar de un ligero desgarre, puede tener muchas interpretaciones, ¿o no?, el béisbol lo utiliza cuando está abrumado, enojado y por qué no decirlo hasta desesperado, sigue de peleador callejero, no hay casualidades, él hace todo causal, le echa pleito a la OMS por las vacunas que no reconocen, justo cuando en Brasil le quieren armar Juicio Político a Bolsonaro por el mal manejo de la pandemia y aquí ya vamos encaminados a las casi 300 mil muertes (oficiales y según “sus datos”), nada es sin el distractor preestablecido.

Esta semana arrancó atacando ferozmente a un nuevo molino de viento, se fue sobre la UNAM su “alma mater”, los epítetos es lo de menos, lo que debe de preocupar es el fondo del asunto y el verdadero fin del ataque, la crítica y su persistencia, está empecinado a pelearse con todos y contra todo, lo único que protege es al CO, como rubrica de un pacto, trata a dictadores populistas como grandes estadistas y de paso manda mensaje equivocado a Estados Unidos, se envalentona y demuestra el “me vale madre”, muy popular entre los mexicanos, claro remarca tener un pequeño desgarro y que sigue macaneando, mensajes que solo él sabe que significan, al final de cuentas sólo queda preguntar, si está… ¿Desesperado?

PD. Podrán estar de acuerdo o no, pero el país ya se le fue de las manos y no haya a quien culpar de su fracaso.

entradas relacionadas

Más agua para Iguala

Acompaña el senador Manuel Añorve al alcalde David Gama a inauguración de planta potabilizadora de agua en Iguala…

Los Duendes

Será que al final de cuentas tendremos que reconocer que los culpables del fracaso de Andrés Manuel López Obrador serán… Los Duendes
Total
1
Share