“El arte comercial es mucho mejor que el arte por el arte.”

/ “Commercial art is much better than art for art.”

Andy Warhol (1928-1987)

_______________________________________

Por encima de los reclamos de que el festival La Nao 2018 fue organizado como una pasarela pretenciosa, sin objetivos culturales claros y donde los organizadores y directivos dieron preferencia a un grupo de creadores y artistas filiales suyos, dejando de lado a otros representantes de la escena cultural del puerto; existen versiones sobre manejos opacos en el ejercicio de las funciones y recursos públicos, con los que beneficiaron a proveedores cercanos y que se pretenden instalar en la nueva administración municipal.

La primera inconformidad sobre el desempeño de la directora de Fomento a la Cultura municipal, Malena Steiner Hernández, y el coordinador general de La Nao y exdirector de Fomento a la Cultura en Acapulco, Gabriel Brito Camacho, está en el mecanismo o criterio de elaboración del programa de esta 12ª edición del festival, tanto de los participantes locales como de los artistas invitados de otras partes, pues no fue referido en instancia alguna o explicado por ninguno de ellos.

Cabe destacar que a Gabriel Brito se le brindó el espacio para responder al mismo cuestionario que se aplicó al resto de los entrevistados para este texto, pero el también dramaturgo y director teatral, optó por declinar la propuesta.

Son varias las voces que, año con año, se inconforman por la forma en la que se lleva a cabo La Nao de la China, nombre oficial del festival en los registros informativos del gobierno federal, que es descrito como el evento cultural-artístico más importante del municipio más importante de Guerrero.

Entre ellas, la de Paty Monroy, directora y gerente de Microteatro Acapulco, quien asegura que semanas antes de la presentación oficial del programa se puso en contacto con los responsables, para proponer su participación, “fuimos nosotros los que nos acercamos a preguntar”, y agrega que no hubo nunca un acercamiento por parte de la organización, además de que no fue difundida alguna convocatoria de participación o método de selección. “Nos dijeron que ya estaba cerrado todo”, afirma.

 

No hubo invitación directa

La dueña de los derechos de explotación de la marca “Microteatro” en Acapulco aparece en los medios de comunicación el 2 de noviembre, cuando reportan que un grupo de artistas teatrales denuncia que Paty Monroy adeuda presentaciones desde La Nao 2017. La actriz responde que a pesar de que se le quedó a deber por parte de la administración municipal anterior, ella ha pagado con recursos propios la deuda, quedando pendiente un monto de $7,500.00 ($4,000 a una compañía y $3,500 a otra). El último depósito, afirma, lo hizo al director Ilian Blanco, de la compañía Matrioskha, apenas una semana antes de la conferencia.

Incluso dos personas participantes en la conferencia que solicitaron se reservara su nombre, expresaron que la conferencia de prensa donde se hace la denuncia fue orquestada por Malena Steiner, quien presionó a los participantes, so pena de salir del presupuesto. Una estrategia que junto con Gabriel Brito han usado anteriormente para mantenerse dentro del grupo directivo del Patronato del Teatro Domingo Soler , donde se van rolando puestos desde 2009:

Siendo la última vez en enero de este 2018

Por su parte, Lucero Castro, directora de las compañías Ezcoria teatro y Quirón teatro, saca a colación una de las explicaciones más usadas por la organización: “Le mandé un mensaje a la directora y ella me comentó que por la premura y por ser un festival de transición, pues ellos ya tuvieron que estar apurados y contratar”. También recuerda que por este tipo de situaciones se organiza un evento alterno o “independiente” de La Nao, denominado El Galeón.

 

Sí se paga bien

Luis Enrique Adame Villanueva, productor y socio de Mundo Musical Titanio, de amplia experiencia en el estado, dice: “Ellos (el grupo de Steiner Hernández y Brito Camacho) siempre trabajan con los mismos, con los que les acomoda. Hacen a un lado talentos y opciones más económicas y viables.”

 

No pagan un coordinador (HAY MUCHA CORRUPCIÓN)

Pero el empresario musical va un poco más allá, al asegurar que hay negocios no muy claros en la contratación del elenco, “por eso no es raro que venga otra vez (Regina) Orozco, porque me imagino que ya tiene convenio con él (Gabriel Brito) y que le paga una bicoca, pero en el presupuesto pone un precio muy elevado”. Para el empresario, esto ha provocado que el festival decaiga, pese al buen presupuesto que maneja.

Esta teoría del sobreprecio también es manejada por los proveedores locales especializados en presentaciones y espectáculos. Como Genaro, quien pidió que no se revelara su nombre real pues es contratista de otras áreas del Ayuntamiento y teme sufrir represalias, pues asegura que la cotización para el montaje del escenario, a la que tuvo acceso gracias a una filtración, está por encima del 50 por ciento del costo real.

A la pregunta de si la organización o Gabriel Brito tuvieron un proveedor destacado, a quien le hayan comprado mucho, directo contestó: “Montart”.

 

Montart, un negocio de pocos

En Acapulco existen varias empresas con la infraestructura y experiencia suficientes para prestar los servicios requeridos en la organización de un evento masivo como el que se pretende que sea La Nao: Standex, Multicongres, AR Producciones, Charly Sound, entre otras; sin embargo, el grupo organizador seleccionó la opción más polémica.

Genaro explica que la inconformidad del gremio es porque Montart “es una empresa que mayormente subcontrata casi todo y por ende sus costos son elevados”. Una revisión del portal y las fotos de la empresa, deja la impresión de un negocio modesto, lejos de un prestador de servicios que, según la filtración ya mencionada, cobró 1 millón 500 mil pesos, por un escenario que se puede rentar por 1 millón, según confía Genaro.

“Todo mundo sabe, en el gremio de la cultura, que Gabriel Brito cobra una comisión a Montart para contratarlos”, dice Rubén, otro competidor de esa empresa y proveedor de servicios de escenarios, “hay una relación muy cercana con el licenciado Carlos Saavedra Luna (dueño de la empresa)”. Una relación comercial importante que, según otras fuentes, Gabriel Brito mantiene desde su paso por la Dirección Municipal de Fomento a la Cultura durante el trienio de Luis Walton (2012-2015). Siendo su proveedor favorito para el “montaje de exposiciones, convenciones y eventos”.

Ante el hecho, también denunciado por Genaro, de que la asignación de la compra se hizo de forma discrecional, Rubén recuerda que meses antes del anuncio de la organización oficial, intentó comunicarse con Malena Steiner pero ésta nunca aceptó hablar con él, argumentando que aún no estaba definido su lugar en la entrante administración. Luego, cuando su nombramiento al frente de Fomento a la Cultura fue oficial, “de forma tajante y grosera” le dijo que las rentas de equipo ya se habían dado con anticipación.

Una vez que se supo el nombre del proveedor principal, Montart, tanto Genaro como Rubén sintieron aún más lesionados sus derechos. “Pedimos que se auditara el equipo que cada uno de los proveedores tiene, sabiendo que el licenciado Saavedra (Luna) no tiene nada”, asevera Genaro. Al final, nadie les hizo caso por lo anticipado del calendario.

“Todo se rentó de (la Ciudad de) México”, dice Rubén, “hasta las sillas tuvieron que subarrendar, porque ni eso tienen”. Y a la pregunta de qué tanto sube el precio con esta práctica, responde: “Yo coticé en 1 millón 300 mil pesos todos los escenarios y los extras. Me parece que Montart cobró uno y medio (millones) sólo por el escenario en el Fuerte de San Diego”. Pero, además, aclara que incluso subarrendando todo el material de empresas de CDMX, el precio es elevado y representa un exceso de cobro, resultado de las comisiones que se entregan. “¡Debió hacerse una licitación!”, responde también indignado Genaro.

– ¿Cómo le hace una empresa así para sobrevivir sin equipo? – se le pregunta a Rubén vía telefónica.

– Mira, Carlos Saavedra (el dueño de Montart) se junta con los políticos. Por ejemplo, fue muy cercano a la campaña del PRI por la alcaldía. Hay pruebas de que le hizo firmar a sus empleados una carta comprometiéndolos a votar por Ricardo Taja, porque si no les iba a bajar de puesto. Él ya se sentía funcionario.

– ¿Trabajó en la campaña?

– Les regaló la renta de varios escenarios durante las elecciones. En el PRI, en Costera 125. Se los dio gratis.

– ¿Y ahora trabaja para Morena?

Rubén responde: “Para Gabriel Brito”.

 

¿Detrás del poder?

Pese a que Gabriel Brito se negó a colaborar para la elaboración de esta investigación, contestando a un cuestionario que se le envió por mensaje digital, se sabe, de acuerdo con su biografía pública, que es egresado de la carrera de Comunicación de la Universidad Loyola y ha colaborado en diversas instancias públicas de fomento y desarrollo de la cultura, cuyo más destacado puesto fue ser titular fue la Dirección de Fomento a la Cultura municipal, en el trienio de Luis Walton. En este sitio es donde forjó su imagen de gestor cultural de primera fila.

“Tuvo la suerte de tener todo el apoyo de (Luis) Walton, por medio de su hija Claudia (Walton), a quien le enseñaba a cantar y se volvió cercano a ella”, rememora Luis Adame y agrega que también le tocó disfrutar de los beneficios de acceder a fondos federales a traves del Programa Nacional de Prevención del Delito  que se aplicaron a discreción desde 2014, “le dio dinero a todo su grupo y se alió con varios otros, incluso se preparó para participar abiertamente en la campaña por la gubernatura (de Luis Walton)”.

Pero al final del trienio, una vez agotados los fondos, quedó a deber cuentas a proveedores y suspendió pagos a creadores. Así mismo, la nueva administración, 2015-2018, reportó una serie de anomalías en el proceso de entrega-recepción, como se ve en la siguiente ficha informativa:

Ver Tarjeta Brito

Destaca en el informe la ausencia de información sobre el uso de los recursos del Pronapred, codiciado tesoro del área cultural en ese momento. Luego de la salida de esa administración, se dice que se retiró a la Ciudad de México.

A mediados de agosto de este año, la nueva alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, confirma que la próxima encargada del área cultural en el municipio será Malena Steiner. Pocos en el ambiente artístico se asombraron, porque desde días antes Gabriel Brito se encargaba de llamar a parte de su equipo de trabajo, formado desde el Patronato del Teatro Domingo Soler, para integrarlos a las diferentes áreas. “Yo supe de lo de Malena (Steiner) porque me dijeron que Brito (Gabriel) ya estaba repartiendo puestos y diciendo que regresaban a la administración”, comenta Guadalupe Rodríguez, directora del Festival Fandangro, “varios se acercaron a preguntarme si era verdad”.

A manera de confirmación, Manela Steiner coloca al Gabriel Brito en la coordinación general de La Nao, así como a sus allegados en diferentes lugares de la organización; siendo el caso de Hansel Montejo Ozuna, nombrado director operativo y de logística del evento, pese a que este productor teatral “estuvo todo el tiempo apoyando a (Ricardo) Taja, llamó a los creadores a un desayuno con él, para placearlos”, señala Luis Adame sobre la actividad en la comunidad artística a favor del candidato contrincante de la actual presidente municipal.

Aquí es donde se cierra la pinza, porque Montart también dio su apoyo abierto a la campaña del priista, donde al centro de ambos está que “incluso Gabriel Brito fue gerente productor de Montart en junio de 2016”, informa Rubén, “después de que regresó de México y por cuestiones económicas se salió el 15 de agosto”. Demostrando que la relación entre los involucrados no es únicamente comercial, sino de un tipo más amplia y profunda.

Daños colaterales

 

Versiones señalan que Andrés Alaín Rodríguez Serrano, presidente de la Comisión de Cultura, Recreación y Espectáculos del Cabildo de Acapulco, formalmente instalada el 26 de octubre de este año, se ha quejado de que Malena Steiner no le informó sobre la organización de La Nao. Mucho menos le entregó datos sobre compras, rentas o contratos, pero sí exigió que se tramitaran cheques para cubrir gastos de “La Nao de transición”.

Rodríguez Serrano advirtió que esto podría atraer consecuencias para los involucrados en la organización, pues “no fui tomado en cuenta ni para la organización ni planeación del festival, por eso vamos a llamar a la Dirección de Fomento a la Cultura para que comparezca ante el cabildo y dé cuentas con un informe detallado de los gastos y el por qué siendo yo el presidente de la Comisión de Cultura no fui tomado en cuenta para la realización de dicho evento”. Aquí la nota completa.

Las implicaciones de este manejo van más allá de lo artístico y cultural. Guadalupe Rodríguez explica: “En ninguna de sus ediciones, La Nao ha contado con la presencia del turismo. Es un enfoque que no le han podido dar, lamentablemente, porque no hay un respeto a las políticas culturales”. El problema, dice la promotora e investigadora cultural, es que se debe definir “desde su origen qué es el festival y a quién lo vamos a dirigir”.

Una indefinición que también señala el locutor y promotor cultural, Abraham Chavelas, al asegurar que un festival con “las pretensiones que se tienen” debería de definirse, porque “si la intención de La Nao es ser una feria local, para un público local, está bien y a lo mejor está cumpliendo ahí su objetivo. Pero si La Nao es proponer, abrir el panorama artístico-cultural, el poder ofrecerle (contenidos) tanto a los locales como a los visitantes, pues yo creo que ahí no”.

 

Feria de pueblo

Para el artista sonoro, creador y coordinador del Festival Emergente, la designación de Gabriel Brito al frente de La Nao, en parte justificada desde la Dirección de Fomento a la Cultura debido a su experiencia de tres años al frente de esa área, no resolvió los problemas de “la transición”, puesto que “justamente porque él ya tiene experiencia a mí me hubiera gustado que tuvieran esta preparación, no es alguien que hubieran agarrado en curva o desprevenido. La experiencia de Gabriel debió haberse visto reflejada”.

 

Un mal enquistado

“Está la nota”, dice Lucero Castro, “del secretario de Cultura (estatal, Mauricio Leyva Castrejón) diciendo que no es un tema de recursos, sino un tema de planeación. Y yo coincido”. A pregunta sobre si el acceso a los pagos es lo que produce tantos conflictos en torno a La Nao, contesta que “sí, es que el tema del dinero es algo delicado, pues”. En este mismo sentido, Guadalupe Rodríguez exhorta a que se aproveche el dinero “que ellos tienen, porque no lo tiene ningún festival, creo que ni siquiera en el estado de Guerrero. Entonces, el impacto que logra se queda muy por debajo de lo que es la inversión de los recursos”.

Mucho se habla de que la solución a los problemas centrales de La Nao es la instalación de un comité autónomo de organización, responsable de mantener la calidad del evento y vigilar la aplicación de los recursos. Una idea que, según consta en notas periodísticas, se comenzó a manejar exactamente durante la gestión de Gabriel Brito en Cultura, pero que nunca se concretó. Igual pasó con un anuncio hecho por el exalcalde Evodio Velázquez Aguirre en 2016.

Pero, “aquí lo que pasa es que ya lo agarraron como negocio”, asevera Luis Enrique Adame, “puro asociarse con los proveedores, en la forma de que ‘¿sabes qué? Yo te paso la chamba’ y nos hacemos socios, me das un porcentaje y todo el presupuesto pues ahí queda”.

Al cuestionarse sobre los motivos de su denuncia en esta investigación, Rubén contesta: “No se me hace justo. Nosotros estamos esperando eventos en Acapulco, estamos trabajando aquí. Somos empresas que nos hemos aguantado temporadas malas, esperando los poquitos eventos que se realizan y no nos dan la oportunidad y le dan el trabajo a empresas de otros lugares para poder ganar un dinero extra, dinero de mala procedencia”, y agrega enfáticamente: “Que ya no pase lo mismo del periodo pasado. Que no se vayan con un solo proveedor, que seamos varios, y que no sea el mismo. Gabriel (Brito) ya fue su periodo, ya robó, ya basta”.

Tomado de 99 Grados.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Editorial
Comentarios cerrados

Mira además

Busca Añorve eliminar impuesto a gasolina para bajar su precio

PROPONE REDUCIR TRAMITES QUE FAVOREZCAN A CAMPESINOS. El Senador de la República, Manuel A…