Inicio Opinión Cuchareadas / Miguel Hernández Albarrán

Cuchareadas / Miguel Hernández Albarrán

6 minuto leer
0
306

Las cosas de la política

«Cucharear» tiene diferentes acepciones, que va de meter la cuchara en la sopa ya sea para moverla o simplemente jugar con ella, también define una forma de acurrucarse en pareja y en política esta frase se ha hecho famosa por ser una de las predilectas del Peje Andrés Manuel, sobretodo en lo que se refiere a la numeralia de las encuestas , decir que todas las mediciones políticas , ya sea con fin electoral o de popularidad e imagen gubernamental están cuchareadas, es una forma de negación a los resultados desfavorables a López Obrador o a la opción política que representa.

Así tenemos que «cucharear» es ya un concepto válido en el diccionario de la política a la mexicana, ya que se puede cucharear a favor o en contra, se puede recurrir al término para desestimar cualquier numeralia, así es la política , al final de cuentas muchas acciones políticas terminan en meras farsas , incluyendo a las posturas y políticas de quién detenta el poder gubernamental, así como de su gabinete y por ende los demás poderes que conforman el estado nación, sea cual sea su estructura ideológica.

El desestimar las mediciones políticas desde el punto de vista electoral, es parte de la parafernalia política en la competencia entre partidos, así tenemos que cucharear encuestas es parte de los términos usados para dar a entender que están trucadas o alejadas de la realidad , término que le dió mucho resultado a López Obrador , sobretodo en la elección del 2006 ya que el cerrado porcentaje del resultado final de esa elección le dio validez a su dicho acerca del cuchareo de la numeralia de las mediciones y encuestas.

Una cosa es ser opositor y otra ser presidente, una cosa es la competencia electoral y otra ser el responsable de la administración pública, ser politiquero electoral desde la comodidad de una oposición contestaría y ser político de Estado es una gran diferencia y un conflicto cuando no se acepta el hecho de que ya no se está en campaña o que ya se es responsable del Estado nación, no es lo mismo usar el término cucharear para desestimar a cucharear para justificar .

En estos días de las mediciones de popularidad, eficiencia y hasta del actuar político y económico de los principales responsables de gobiernos municipales, estatales, senadores, diputados y de quienes ya se anotan y adelantan a la elección que viene , las cifras se vuelven relevantes, en esta circunstancia de crisis global en la economía y con el manejo de la pandemia del COVID-19, las estadísticas son parte de la toma de decisiones tanto de las necesarias y oportunas como de las extremas, queda claro que hay desconfianza de que en el caso mexicano el manejo de la verdad sea poco claro.

En estos tiempos de la cuatroté, en los cuales se cancelan inversiones por medio de consultas ilegales y poco claras, se hacen votaciones a mano alzada y se hacen cuentas alegres en lo económico, rifas o sorteos ocurrentes, se cancelan programas y políticas públicas y se dan cifras multimillonarias de apoyos sin control, llama la atención el manejo de la opacidad de todas las estadísticas incluyendo las referentes al sistema de salud y su manejo de la pandemia, queda la duda , sobre si estamos ante el manejo de cifras, estadísticas, proyecciones y políticas… Cuchareadas.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Torruco debe explicar plan de reactivación turística en Guerrero: Añorve

El Senador de la República, Manuel Añorve Baños, propuso en la Comisión Permanente del Con…