Inicio Opinión CUBREBOCAS, MUCHO MÁS QUE UN ACCESORIO

CUBREBOCAS, MUCHO MÁS QUE UN ACCESORIO

7 minuto leer
2
376

A principios del 2020 ni siquiera imaginábamos que palabras como N95, mascarillas, tapabocas o cubrebocas, se volvieran parte de la cotidianidad, ahora para ingresar a bancos, supermercados e infinidad de establecimientos es obligatorio traer un cubrebocas. Este elemento que se ha vuelto indispensable, llegó hasta el mundo de la alta costura y seguramente los veremos en septiembre en el “Fashion Week” de Nueva York porque muchas firmas globales han decidido confeccionar los propios, seguir generando ganancias y al mismo tiempo estar “trendy”.

Pero no nos vayamos tan lejos, ¿Cuántos de nosotros hemos estado usando cubrebocas de tela? Porque sin duda conseguir un cubrebocas quirúrgico se ha vuelto toda una odisea, primero el desabasto y después los precios tan altos, además que el tipo N95 debemos dejarlo para uso exclusivo del personal de salud. Así que como a los mexicanos nada se nos dificulta pues le echamos mano a la creatividad y elaboramos nuestras propias prendas, o compramos esos que nos venden en cualquier semáforo o esquina en el centro, tienen infinidad de colores, varios diseños, son baratos, son cómodos, pero, ¿será que realmente me protegen?

La finalidad de usar cubrebocas en sitios públicos es crear una barrera entre nosotros y los demás para evitar que nuestras secreciones sean expulsadas a varios centímetros de nosotros y contaminen lugares que serán tocados por otras personas que si no practican la adecuada higiene de manos seguramente llevarán nuestros fluidos a alguna cavidad de su cuerpo.  Dicho de otra manera, si yo traigo cubrebocas estoy contemplando la probabilidad de ser un portador asintomático y no quiero que mis gotitas de saliva contamine a otras personas y las contagien de Covid-19. En menor medida, esta misma barrera evitará también que si alguien habla, tose o estornuda frente a mí, sus fluidos lleguen directamente a mi boca y nariz.

Es importante recalcar que no cualquier tela tiene la cualidad de actuar como filtro, depende mucho la calidad del material y el ajuste que tenga a nuestro rostro, no basta con amarrarse un pañuelo o cruzarse una bufanda. Te voy a dar unos tips para que pruebes los cubrebocas que usas diariamente y analices la eficacia que te ofrecen:

1.- Coloca tu cubrebocas a contraluz, idealmente la luz brillante no debería atravesar las fibras con tanta facilidad.

2.- Coloca el cubrebocas en tu rostro, como normalmente lo haces, enciende un cerillo frente a ti y sopla, un cubrebocas eficiente no debería permitir apagar la llama tan fácilmente.

3.- Con un atomizador colocado en la parte interna del cubrebocas simula un estornudo, el líquido no debería filtrarse para el exterior.

Recuerda que a pesar que nuestro cubrebocas pase estas pruebas caseras de filtrado, debes practicar el distanciamiento social y el estornudo en el ángulo interno del codo, ya que los virus son partículas extremadamente pequeñas que pueden llegar a atravesar algunos tejidos. Siempre debes lavarte las manos antes y después de utilizar el cubrebocas, identifica muy bien cuál es la parte interna y la externa. Al retirarlo evita tocar la parte externa del cubrebocas, es mejor hacerlo por las ligas o tiras de sujeción, y como en la moda, lo menos, es más, prefiere telas lisas, sin bordados extravagantes, o aplicaciones de lentejuelas, perlas o estoperoles, ya que eso dificultará la limpieza y puede atrapar mayor cantidad de fluidos del exterior.

Con estas palabras espero poder explicarte que en esta nueva normalidad siempre será mejor usar cubrebocas pero no cualquier tipo, elige bien, no prefieras la comodidad o la belleza a cambio de tu salud, cuida de ti y de los que más quieres. Los cubrebocas son mucho más que un accesorio de moda, empleados de la manera correcta pueden significar la diferencia entre salud y enfermedad.

POSDATA: Si decides utilizar cubrebocas desechables solo sigue las instrucciones del fabricante y por favor colócalo en un recipiente y deposítalo en la basura, es material contaminado y no queremos que llegue a nuestras playas, pidámosle una segunda oportunidad a la naturaleza demostrándole que el virus no somos nosotros.

Por:

FB: @Nieves Elizabeth Manzo

TW: @lixdental

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

‘Lord Ministro’ ahora magistrado en Acapulco

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) mandó al Magistrado federal, Alfonso Eduardo Ser…