Dark Light

Un grupo de 11 estudiantes de secundaria y preparatoria construyeron tres automóviles que se mueven con energía solar. Ellos consideran que es la solución al problema de la contaminación. La idea comenzó como una tarea y ahora están por patentar su invento que podría transformar la industria automotriz.

En el Colegio SuBiré, ubicado en el municipio de Zapopan, hace un año se lanzó un proyecto de Ciencia y Tecnología, los más de dos mil alumnos deberían investigar “cómo transformar la energía del sol en energía motriz, a través de un motor de corriente directa y otro motor de corriente alterna para poder convertir la energía con paneles solares”.

El proyecto consistió en lograr que tres vehículos tuvieran autonomía de no menos de dos horas y que alcanzaran una velocidad de 40 kilómetros por hora. Los resultados fueron muy superiores a los esperados.

“Sus vehículos han causado sensación porque han alcanzado velocidades arriba de los 100 kilómetros por hora, autonomía de más de cuatro horas, impulsados cien por ciento con energía solar. Aquí es completamente energía blanca. (El automóvil) puede tener un costo menor a 50 mil pesos. Ahora están por patentarlos y ya también se nos ofreció el poder tener placas para que estos vehículos puedan circular”, informó el rector de la institución, Julio César Saucedo de la Llata.

El prototipo del coche próximo a patentar costó casi 50 mil pesos, contiene en su interior paneles solares. Así, una tarea escolar podría transformar a toda una industria y la forma de ver a los automotores.

“Mi mejor laboratorio son mis alumnos. Aquí se implementaron tres áreas de la tecnología: robótica, ciencias e impresiones en 3D. Tuvieron que aprender a usar herramienta, maquinaria para poder fabricar parte, inclusive del chasis de uno de los carros, aprender sobre el funcionamiento de la celda solar, cómo funciona un motor y cuántas clases de motores existen y por qué es posible transformar la radiación del sol en energía para que funcione el motor”, dijo el profesor de Ciencias y Robótica, Luis Armando Martínez.

En cuestión técnica los muchachos lograron con “celdas solares alimentar una batería y dependiendo del motor, que en este caso es uno de 3.1 caballos de fuerza y para echarlo andar necesitamos 48 voltios.

“Se necesitó hacer cálculos previos para saber de dónde íbamos a obtener el voltaje a partir de la radiación solar, cómo convertirlo para poder mandar la señal de la energía al controlador, además nos dimos a la tarea de investigar cuántas horas efectivas tenemos de insolación en la ciudad dadas las características geográficas. Fue un dato sorprendente, seis horas efectivas. La radiación también podemos captarla por la noche, tendremos que ir evolucionando poco a poco. ¡Es energía que no se termina nunca en la vida!”, añadió el docente.

Guadalajara es la ciudad de Latinoamérica más motorizada por habitante, y a futuro podría tener un problema de contaminación superior al que está viviendo la Ciudad de México por el atraso que tiene en servicios de transporte público, además que está padeciendo un drástico cambio en su clima, adelantaron los entrevistados.

Hasta el momento lo más avanzado son los automóviles híbridos que se mueven con energía eléctrica; sin embargo, para ello se requiere una termoeléctrica que finalmente contamina. Ahora el reto es dejar de consumir la energía fósil.

“La energía fósil en el mundo de la ciencia se considera como energía muerta y además contamina. Solamente aprovechamos un 60%. Cada que llenamos el tanque de combustible 60% se va a transformar, el otro 40% se va a convertir en monóxido de carbono que es altamente contaminante.

Estos carros van a impactar grandemente porque tienen un rendimiento efectivo de 99%. “De esa energía que llega del sol 95% se transforma en electricidad y el otro 5% se pierde en forma de calor, no contamina. Si estamos viviendo un momento histórico en el que tenemos altos índices de contaminación, imagínate el poder proponer este tipo de tecnología hecha en escuelas, no en fábricas automotrices que ya tienen el desarrollo de carros híbridos”.

La lección que aprendieron los estudiantes más que materias académicas fue la confianza en sí mismos. “Cuando se nos propuso esta actividad muchos estábamos algo escépticos de que se pudiera lograr. Hemos tenido muchos avances en aprendizaje desde técnicas, mecánicas, física, química. Se requiere mucho trabajo en equipo, mucha cooperación”, externó Gabriel Montijo, del último semestre de preparatoria. Ahora a sus 17 años tiene clara su profesión, será ingeniero biomédico.

Mientras que su compañero Eduardo Méndez, también de 17 años, se convenció en estudiar la carrera de Ingeniería en Sistemas Computacionales.

“El carro lo realizamos desde la planeación y el ensamblado en seis meses. Duramos cuatro meses en planear el diseño, todo lo técnico, sacar cálculos, cuántos paneles se necesitaban, cuánta luz, en qué momento del día debe cargar la batería, qué ángulos deben tener los paneles para provechar al máximo el sol. El carro se carga con la radiación, no es directamente el sol, incluso se puede cargar en la noche”.

Los jóvenes expresaron que otro de sus sueños a es conocer al Premio Nobel de Química Mario Molina. Ellos, como las autoridades educativas del plantel insisten en que deben darse mayores apoyos para proyectos escolares que fomenten beneficios al medio ambiente.

Ahora este logro ha alimentado el interés de los estudiantes para concretar nuevos inventos. “Están pensando en crear aviones tripulados, movidos también con energía solar. Creemos que México debe tener un cambio en la educación ya que tiene que pasar de ser teórica a una educación pragmática en donde los jóvenes tengan sus propias empresas”, dijo el rector.

 

Vía EXCELSIOR

Deja un comentario

entradas relacionadas

Estos son los ejercicios más efectivos para perder peso

Como ya sabemos, son varios los factores que influyen en el peso de una persona, incluidos los relacionados con el estilo de vida y la genética. Pero ahora los científicos han identificado algunos ejercicios específicos que al parecer son más convenientes para mantener un bajo peso, incluso si los genes se resisten a ello.
Total
0
Share