Inicio Opinión Costoso aprendizaje / Por Pedro Kuri

Costoso aprendizaje / Por Pedro Kuri

6 minuto leer
0
94

Con altas expectativas de una sociedad ávida de cambios de forma y fondo, el proceso de la Cuarta Transformación advertía un proceso contundente para revertir los graves problemas de México y reencauzarlo hacia el desarrollo económico y social equitativo.

Era, según ofrecía el presidente Andrés Manuel López Obrador desde su campaña, el inicio de una nueva era de reconciliación, de unidad, de paz social y de crecimiento económico. Nada de eso, sin embargo, puede enaltecerse como conseguido en el primer informe de gobierno que rinde este fin de semana López Obrador.

Sin duda, el tamaño de problemas del país no se presta a soluciones inmediatas ni fáciles, pero tampoco se están sentando bases sólidas con miras a debilitar, al menos, los más lesivos como el desempleo y la violencia.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, más de 17 mil homicidios dolosos se cometieron durante el primer semestre del año y el índice de esos crímenes es mayor en un 70 por ciento con respecto a los últimos cuatro años y este 2019 no concluye aún.

La Guardia Nacional, además, no ha iniciado con el pie derecho y muchas regiones que serían atendidas por este nuevo cuerpo de seguridad siguen descubiertas, como el caso de Acapulco, donde el número de agentes no llega ni a 200, menos de la mitad del estado de fuerza ofrecido. 

La ruta de la economía, en tanto, no es alentadora. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido sobre el riesgo de que la economía no crezca más allá de 0.9 por ciento al cierre de este año, pronóstico que, de cumplirse, sería el peor indicador de la última década. A decir del FMI, esto sería atribuible a factores endógenos como la incertidumbre de capital extranjero a invertir ante las políticas del gobierno federal en la materia y no a cuestiones externas.

Incluso, el Banco de México (Banxico) ha recortado su expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este 2019 a un rango de entre 0.2 y 0.7 por ciento, y mantiene la misma expectativa para 2020 con un nivel que podría alcanzar apenas un 2.5 por ciento.

Los disensos del presidente con sus funcionarios, a quienes continuamente reconviene y corrige, denota también el lento aprendizaje del gabinete en torno a la visión del primer mandatario y eso se traduce en acciones a destiempo (caso del programa de fertilizante en Guerrero o el surtimiento de medicinas para pacientes con cáncer), estrategias erróneas y la aplicación de recursos de forma no proporcional a las necesidades operativas de los programas de gobierno.

Y el discurso del presidente, por su parte, tampoco ayuda mucho.

Más allá de lograr esa reconciliación social proclamada apenas transcurrían las primeras horas de su triunfo electoral, sus mensajes tienen cargas sectarias contrarias al propósito de unificación nacional: neoliberales, la derecha, fifís.

El momento que atraviesa México obliga a dejar atrás rencores, rencillas y venganzas. Es sabido que los gobernantes anteriores heredaron crisis insostenibles, pero responsabilizarlos de las adversidades actuales no revertirá ninguna situación.

Este año perdido debe ser asumido por nuestro gobierno como una reflexión para rectificar y entender que no podemos abstraernos de la globalización ni del desarrollo detonado por inversiones como la del fallido Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. De lo contrario, estaríamos condenando al país a sufrir un retroceso irreversible, por cierto, con altos costos políticos.

Pedro Kuri Pheres en Facebook

@pedrokuripheres en Twitter

acapulco.ok@gmail.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Liberación de implicados en el caso Ayotzinapa, es grave e indignante: Añorve

El Senador de la República Manuel Añorve Baños, calificó como grave e indignante que 24 im…