Ciberdelincuencia: un jugoso negocio que equivaldría a la tercera economía mundial

Escuchamos a nuestros hermanos indígenas y afromexicanos: Julieta Fernández

Destaca Añorve voluntad política de Evelyn Salgado, faltan recursos extraordinarios, asegura

Dark Light
En México se detectaron 60,000 millones de ciberataques, según Fortinet.

La ciberdelincuencia es un negocio multimillonario que está en ascenso en todo el mundo. Conforme se hace más robusta la transformación digital de las empresas y la convivencia de las personas es más propensa al espacio digital, crece la superficie que los ciberdelincuentes pueden atacar. De acuerdo con el director de Operaciones de Kio Cybersecurity, José García Sabbagh, hoy existen 25 billones de dispositivos conectados a internet contra 7.7 billones de habitantes.

En 2015, los costos globales asociados a la ciberdelincuencia se estimaron en 3 trillones de dólares. Para 2021 aumentó 100%. Citando datos de Cybersecurity Ventures, el CEO de Cisco, Chuck Robbins, dijo en mayo del año pasado que “si pensamos en el cibercrimen como pensamos en el PIB (Producto Interno Bruto) de los países, sería la tercera economía más grande del mundo después de Estados Unidos y China con 6 trillones de dólares en daños globales”.

En enero pasado, Cybersecurity Ventures calculó que los costos globales anuales asociados a la ciberdelincuencia aumentarán un 15% por año durante los próximos cinco años, alcanzando los 10.5 trillones de dólares anuales, que mantendrían al negocio del cibercrimen en un rango equivalente a la tercera economía mundial, por encima de países como Japón, Alemania, Reino Unido o India. De hecho, sería casi similar al PIB de Japón y Alemania juntos.

Desde marzo de 2012, el entonces director del FBI de Estados Unidos, Robert Mueller previó lo que venía. En aquel año declaró que estaba convencido de que solo hay “dos tipos de empresas: las que ya han sido hackeadas y las que lo serán. E incluso están convergiendo en una sola categoría: empresas que ya han sido pirateadas y lo serán nuevamente”.

Solo en el primer semestre de 2021 en México se detectaron 60,000 millones de ciberataques, según Fortinet.

De acuerdo con el dato proporcionado por dicha empresa de ciberseguridad, México es el primer país de Latinoamérica con más intentos de ciberataques, con un promedio de 320 millones al día en los primeros seis meses del año pasado. Muchos de estas acciones, dice José García Sabbagh a Forbes México durante un taller para periodistas, vienen de grupos de ciberdelincuencia locales, pero también, y en su mayoría, de organizaciones internacionales, principalmente de China y Rusia.

DATOS

  • Más 91,000 millones de intentos de ciberataques se registraron en América Latina en la primera mitad del 2021.
  • México ocupó el primer lugar con 60.8 mil millones.
  • Estuvo seguido de Brasil (16.2 mil millones), Perú (4.7 mil millones) y Colombia (3.7 mil millones).

Secuestro de información

“¿Por qué aumentan los ataques cibernéticos?  Hoy toda la información está en la nube y esto aumenta la superficie de ataque, entre más dispositivos estén conectadas entonces hay más superficie que atacar, hay más oportunidades para los atacantes”, refiere José García de Kio Networks, quien apunta que una de las principales tendencias en la ciberdelincuencia es el uso del ransomware, es decir, el secuestro de información sensible por la que se pide una recompensa.

“A partir del crecimiento que ha representado la pandemia y de la transformación digital, cada 11 segundos una empresa recibe un ataque de ransomware. Aparte de que secuestran los datos y piden una recompensa, antes realizan una copia de los datos y te hacen una doble extorsión para que ellos no publiquen la información confidencial e inclusive hasta la información de los clientes”, comenta García Sabbagh.

De acuerdo con datos FortiGuard Labs, de Fortinet, en el primer semestre de 2021 los ataques con ransomware fueron 10 veces mayores en comparación con el mismo periodo del año previo. “A nivel mundial, las organizaciones del sector de las telecomunicaciones fueron las más atacadas, seguidas por el gobierno y los sectores automotriz y manufacturero”. No obstante, esta técnica de ciberdelincuencia es un riesgo latente para todo tipo de industria y empresa.

Incluso Fortinet detectó un crecimiento del llamado Ransomware-as-a-Service (RaaS), “donde algunos ciberdelincuentes se enfocan en obtener y vender acceso inicial a redes corporativas, lo que alimenta aún más el crimen cibernético”, ya que estos accesos pueden ser vendidos a terceros, generando así un mercado negro que perjudica a las compañías, sus clientes y usuarios.

En julio del año pasado “FortiGuard Labs encontró un RaaS llamado ‘Blackmatter’, que incluye un ‘paquete’ de ransomware, sitios de pago y manuales operativos para que sus miembros y afiliados puedan infectar el objetivo con las herramientas proporcionadas. Se ofreció acceso a redes corporativas en los Estados Unidos, Canadá, Australia y el Reino Unido, que potencialmente provenían de los empleados de las empresas, por valores que iban desde los 3,000 a los 100,000 dólares”.

El Informe de riesgo global 2020 del Foro Económico Mundial señala que “el ciberdelito como servicio es un modelo de negocio en crecimiento, como la creciente sofisticación de herramientas en la darknet (red oscura) hace que los servicios maliciosos sean más asequibles y fácilmente accesibles para cualquiera”.

Otra modalidad de ciberdelincuencia destacada fue el malvertising, o publicidad maliciosa. “Una de cada cuatro organizaciones detectó intentos de malvertising, es decir, el uso de publicidad online para la distribución de malware, siendo Cryxos el más prevalente”, señaló Fortinet en su reporte de 2021. La publicidad maliciosa se oculta entre los anuncios de internet e infecta la computadora o celular sin necesidad de clics de por medio.

A decir de José García, la anonimidad de la ciberdelincuencia reduce los riesgos para los atacantes y aumenta sus utilidades en este multimillonario negocio. “Los atacantes están conectados en un lugar y después se pueden esconder brincando de un país a otro, de un dispositivo a otro para que sean irrastreables, por lo tanto baja el riesgo y la rentabilidad sube porque las utilidades para los ciberdelincuentes son altas y los costos, al ser todo esto remoto y automatizado, bajan”.

Aunado a esto, los delitos cibernéticos no se denuncian. De acuerdo con Cybersecurity Ventures esto se debe “a la vergüenza (de las compañías que son víctimas), el temor al daño de la reputación y la noción de que las fuerzas del orden no pueden ayudar”. El Informe de riesgo global 2020 del Foro Económico Mundial indica que “las organizaciones de ciberdelincuencia están uniendo fuerzas y su probabilidad de detección y enjuiciamiento es de 0.05% en Estados Unidos”.

Ciberdelincuencia vs. cadenas de producción

José García de Kio Networks apunta que las organizaciones de ciberdelincuencia “también están atacando las cadenas de producción. Por ejemplo, las máquinas que producen pan, refrigeradores o electrodomésticos, antes no estaban conectadas a la red, pero ahora ya están conectadas por el beneficio de los datos y la nube, (por eso) están siendo muy atacadas. Ya hemos visto ataques a sistemas de países como cuando tiraron el sistema de energía de Ucrania antes de la guerra”.

A finales de 2016 la red eléctrica de Ucrania sufrió un ciberataque que provocó un apagón en el 20% de Kiev. En esa ocasión se sospechó que en el ataque se habría usado el malware Industroyer, un juego de palabras que hace referencia a la destrucción de industrias, el cual fue calificado como la mayor amenaza para los sistemas de control de industrias desde Stuxnet, un virus que tomó el control de 1,000 máquinas de una planta nuclear de Irán y les ordenó autodestruirse.

“Por el otro lado, todas las empresas compramos tecnología, (los ciberdelincuentes) están haciendo como un caballo de troya, están atacando a las empresas fabricantes de software para que nosotros cuando la adquirimos ya venga vulnerable, con un software malicioso”, advierte José García Sabbag.

Otra de las tendencias actuales de los ciberdelincuentes, apunta el experto, es la suplantación de identidad a través del correo electrónico. “Por ejemplo, al director de finanzas le llega un correo que parece ser del director general de la empresa con los nombres y apellidos, con la redacción adecuada, diciendo que transfiera una cantidad de dinero a tal cuenta y eso lo están haciendo y obteniendo muchas ganancias a través de email”.

Ante el incremento de la ciberdelincuencia, José García recomendó a las empresas e industrias de todo tipo y tamaño reforzar sus escudos. Para ello deben realizar acciones de seguridad activa, preventiva y proactiva. “La preventiva son medidas, controles y tecnologías para elevar el nivel de seguridad de la organización antes de que sucedan los ataques; la activa es en el momento de los ataques con monitoreo y tecnología que pueda detectar y proteger, y la seguridad proactiva es adelantándose a los ataques con el uso de información y datos de las tendencias de los ataques y poder cerrar las brechas antes de que nos llegue un ataque”, dijo.

Forbes

entradas relacionadas

MÉXICO LLEGA A LOS 100 MIL DESAPARECIDOS CON AMLO EN EL PODER

Por ejemplo, Colombia cuenta con poco más de 99.000 desaparecidos desde 1970, principalmente por el conflicto entre guerrillas y grupos paramilitares que vivió el país. En Argentina, la dictadura militar (1976-1983) dejó alrededor de 30.000, según cuentas de organizaciones no gubernamentales.
Total
1
Share