Inicio Opinión Chiquito / Por: Miguel Hernández Albarrán

Chiquito / Por: Miguel Hernández Albarrán

10 minuto leer
0
465

Las cosas de la política

La cuatroté se achica, está en fase terminal y muchos de sus miembros están en la negación y el enanismo mental, la soberbia y el rencor pasan a ser su distintivo y su norma absoluta de hacer política, aunque el término politiquería sería el más adecuado, su representante casi pastor plenipotenciario andrés manuel lópez obrador (sí, con minúsculas, cómo minúsculo es su pensamiento) vive en la irrealidad y en la negación de lo que sucede a su derredor.

Parece ser que el país le quedó muy grande a López Obrador, tan grande como su soberbia y negación de la realidad , en un mundo globalizado, el peje crea su propia utopía, vive su bipolaridad política, vive en la indecisión y la incredulidad , no se reconoce como presidente y continúa en campaña , vive su mundo, sus datos y su pelea casi demencial, sus enemigos , aunque lo matice con llamarlos adversarios son todos, menos su clientela electoral a la que cree tenerla segura a base de la compra de sus conciencias vía la dádiva económica.

Su figura se empequeñece y queda reflejada en las fotos que circularon el domingo durante su llamado «informe trimestral» , soliloquio que lo reflejo fuera de realidad y de nueva cuenta quedó la sensación de que miente, engaña y traiciona, miente porque no da cifras ni datos exactos, mucho menos acepta la realidad que lo atropella y lo evidencia en su desinterés de lo que México requiere en estos momentos, engaña porque insiste en la promesa simplista de una campaña política al referirse a compromisos a largo tiempo , compromisos difíciles de cumplir y con las excusas que el tiempo dará si no se concretan (al final siempre habrá algún pretexto o culpable que le venga como «anillo al dedo).

Traiciona porque un grueso de sus votantes ( no me refiero a su voto duro, ese que vaya tiene tarjeta de bienestar o el alimento de la revancha y venganza social), me refiero al ciudadano que creyó ver la posibilidad de recomponer al caduco y corrupto sistema político mexicano y que ahora ve como no tan solo está vigente, si no que la corrupción y la impunidad sea han multiplicado de la mano de la opacidad y la criminalidad, a grado tal de que no tan solo hay evidencia con la liberación de Ovidio Guzmán , sino que ya es un pacto confirmado vía un saludo y apretón de manos en Badiraguato Sinaloa y por si fuera poco un abogado da a conocer la orden del chapo de cuidarlo siempre que esté en sus territorios.

El domingo se esperaba mucho y nada a la vez , quedó rubricado su interés personal de ser el todo absoluto, paladín antineoliberal y dador de justicia o castigo, su programa económico pasó a ser un castillo en el aire y en el tema del fantasioso programa de creación de empleos esconde sus programas clientelares , sus magnas obras serán simplemente un ejemplo de su necedad personal más allá de la inviabilidad, la economía para él tiene un solo significado y es la sumisión y la destrucción del capital, de la libre empresa y del comercio, solo busca un desequilibrio disfrazado de igualdad, a qué grado está desvariando cuando asegura que su modelo político, económico y social será ejemplo para otras naciones, narcisismo enfermizo, no hay otra forma de calificarlo.

La pandemia del coronavirus efectivamente le cayó como anillo al dedo , es el pretexto perfecto para cubrir sus errores y omisiones, a casi un año y medio de su gobierno, sigue culpando al pasado, a pesar de tener la responsabilidad de cancelar las políticas públicas que tenían capacidad y experiencia para paliar esta etapa , su ya desgastado discurso en contra la corrupción lo hace ver más corrupto que aquellos a los que acusa y a la vez los perdona por omisión en la aplicación de la ley.

No hubo palabras de concordia en sus 58 minutos, tampoco frases o compromisos que den tranquilad y confianza, estamos de acuerdo en que está crisis es transitoria, lo que ocupa y preocupa es que tan bien librados saldremos de ella, más allá de las propuestas y compromisos populistas , no hubo el mensaje de tranquilidad para el temor social en lo relativo al manejo de la pandemia del Covid-19 tanto en el tema de la salud pública como en lo económico y menos en lo social que garantice gobernanza y gobernabilidad.

Los comentarios son diversos , los análisis al discurso también, los empresarios tienen su propia opinión , hubo temas muy olvidados y borrados , como el del turismo, la inversión , la salida de capitales, la inflación, la desaceleración económica, en fin , al final de cuentas amlo volvió a mentir , engañar y traicionar y eso lo hace ser un presidente muy … chiquito.

PD. Es relevante ver cómo cada vez hay más voces que de una u otra forma le han pedido que rectifique o de plano que claudique, su imagen, su discurso y su representatividad se han desgastado de una manera acelerada y no me refiero a las encuestas , me refiero al sentir de muchos, más allá de lo que se externa en las redes sociales, el pedir su renuncia o de plano su revocación de mandato es una constante que tiende a convertirse en una exigencia impostergable

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Guerrero reanudará 517 proyectos de obra pública

Con todos los protocolos sanitarios necesarios para los trabajadores de las actividades es…