A principios de la década de los 90, un joven chef australiano llamado Bill Granger tuvo una idea brillante: ¿Por qué no untar aguacate en una rebanada de pan

Casi tres décadas después de ese experimento exitoso, la larga y a veces bizarra historia del aguacate ha alcanzado un nuevo y posiblemente controversial momento decisivo debido a que el cambio climático está amenazando el lugar de la fruta en los menús de brunch, algunos científicos se están preguntando: ¿Por qué no modificamos su ADN?

El mes pasado, un grupo de científicos en Estados Unidos y México anunciaron haber mapeado las secuencias de ADN de varios tipos de aguacate, incluyendo la popular variedad Hass. Es probable que esa investigación se convierta en la base de técnicas de reproducción y modificación genéticas diseñadas para producir aguacates que puedan soportar enfermedades o sobrevivir en condiciones más áridas.

Alteraciones

Aunque no se hayan dado cuenta, esta podría ser una gran noticia para los hípsteres amantes del pan tostado. En la actualidad, las crecientes temperaturas están alterando la cadena de producción del aguacate, lo que ha causado aumentos de precio.

 “Debido al cambio climático, quizá la temperatura y la humedad ya no sean las mismas, el suelo quizá sea diferente, habrá nuevos insectos y habrá enfermedades”, afirmó Luis Herrera-Estrella, profesor de genómica vegetal de Texas Tech University que lidera el proyecto del aguacate. “Necesitamos estar preparados para hacerle frente a todos estos desafíos inevitables”.

Vía: Excélsior.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Destacada
Comentarios cerrados

Mira además

Supervisa Astudillo avances del Programa Nacional de Reconstrucción en Guerrero

El gobernador Héctor Astudillo Flores, acompañado por el Subsecretario de Ordenamiento Ter…