Dark Light

Se quejan trabajadores en la capital porque fueron removidos sin avisarles. Para no afectar los derechos laborales de quienes operaban los C-4 se reubicará a todos en un nuevo centro de trabajo, informa Seguridad Pública.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tomó el mando del Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C-4) en Chilpancingo, Acapulco e Iguala, luego de una semana del anuncio del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
En Chilpancingo los trabajadores de los números de emergencias 066, 089 y monitoreo de cámaras de seguridad fueron removidos por militares y se quejaron porque no les notificaron qué va a pasar con su trabajo.
A las 8 de la mañana unos 50 trabajadores, la mayoría mujeres, acudieron a las oficinas del C-4 ubicadas en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE), y al llegar se enteraron de que ya estaba ocupado por militares.
Se quejaron porque no fueron notificados que serían removidos de sus áreas de trabajo, no saben si serán reinstalados en otro lugar y dijeron que 50 militares tomaron el control y recibirán las llamadas de emergencia a los números 066 y 089, además ya están a cargo del monitoreo de cámaras de vigilancia.
“Hoy nos presentamos a trabajar y los militares tomaron el edificio, no nos dejaron entrar, sabemos que es una orden presidencial la entrada de los militares en las oficinas, sólo nos dejaron entrar para recoger nuestras cosas personales”, dijo una trabajadora.
Uno de los inconformes quien se reservó su nombre comentó, “nos concentraron afuera del C-4 y un militar nos dijo que cada uno entraría a las oficinas para recoger nuestras cosas personales, pero un mando nos acompañó para vigilarnos para que no nos robáramos nada”.
Dijo que algunos de sus compañeros tienen laborando 15 años en el C-4 y agregó que los militares llegaron desde la semana pasada para ser capacitados en esas áreas, pero no les informaron cuándo serían removidos, “sí sabíamos algo de que los militares tomarían el control pero no nos dieron fecha para cambiarnos en otra oficina”.
Agregó que les dijeron que en las áreas de estadística continuarían los trabajadores, pero eso no ocurrió, “fue el cambio en  todas las oficinas y la mayoría de las trabajadores removidos son del número de emergencia al 066”.
Cuando los trabajadores salieron de sus oficinas unos llevaban cajas, bolsas de plástico, folders, garrafones de agua vacíos y hornos de microondas.
Una trabajadora dijo que les informaron que acudieran a la Secretaría de Seguridad Pública estatal en Palacio de Gobierno, a la Dirección de Recursos Humanos de la dependencia.
Unos 30 trabajadores del C-4 llegaron a las oficinas de la SSP y fueron atendidos por la directora general Olivia Pineda Pineda, acordaron que el miércoles les informarán a dónde serán removidos para trabajar.
Una de las trabajadoras comentó que elaboraron un oficio de comisión y el miércoles tendrán solución a sus peticiones.
Por su parte, la directora general de Desarrollo Humano de la SSP, Olivia Pineda señaló que están interviniendo para la reubicación de los trabajadores en el caso de Chilpancingo.
Removieron a 30 trabajadores en el puerto

En Acapulco los militares están en las instalaciones desde el jueves, pero fue hasta ayer cuando asumieron el control del C-4.
El edificio está ubicado en la parte alta de la céntrica colonia Progreso en la calle Tesoro Perdido en donde se encuentran las cámaras de seguridad distribuidas en Acapulco.
Según las fuentes consultadas, los trabajadores del C-4 en esta ciudad pertenecen al Consejo Estatal de Seguridad Pública, pero todavía no les han informado de su situación laboral, sólo les han indicado que serán reubicados esta semana.
Se detalló que en las oficinas en Acapulco hay unos 30 empleados, entre ellos 18 operadores y 10 trabajadores administrativos.

Sigue la capacitación de los soldados para que operen el sistema en Iguala

Soldados del Ejército de la 35 Zona Militar ocupan las instalaciones del C-4 ubicado en la zona Industrial al norte de esta ciudad, a unos 500 metros de donde fueron los ataques y la detención-desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa la noche y la madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014.
La ocupación de los militares de este centro de operaciones y recepción de información vía el número telefónico 066 se dio desde el viernes.
Ayer en un recorrido afuera de las instalaciones se confirmó la presencia de soldados en las instalaciones, las cuales están completamente cerradas, tienen al menos tres cámaras de seguridad de circuito cerrado y alambrado de púas en todo el perímetro, por encima de la barda de unos tres metros en un terreno de unos mil 600 metros cuadrados.
El C-4 de Iguala se ubican a dos cuadras del Periférico Norte y a tres de la esquina de Juan Álvarez y Periférico, donde fueron los ataques y la detención-desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en la que se ha evidenciado la presencia de militares.
Ayer, según fuentes oficiales, el personal de la Policía del Estado y de la Policía Federal seguía operando el sistema, y los soldados estaban siendo capacitados.
El C-4 de Iguala cuenta con antenas repetidoras que están enlazadas directamente con los Centro de Control de Chilpancingo y Acapulco, tiene la recepción de las llamada de emergencia 066 de toda la zona Norte y la región de Tierra Caliente, esta enlazado y tiene el control de cámaras de video-vigilancia instaladas en diferentes puntos de la ciudad, cuenta con sala de juntas, oficina del coordinador, área de comedor, área de oficinas administrativas, área de personal técnico y estacionamiento.
Según las fuentes consultadas contaba hasta hace unos dos años con dormitorios para el personal.
Antes de los ataques a los estudiantes el 26 y 27 de septiembre de 2014 en el C-4, según las fuentes que han operado ese lugar, había un representante de cada área y dependencia de Seguridad Pública y del Ejército, desde Tránsito, Protección Civil, Policía Municipal, Estatal y Federal, que recogían información que subían las operadoras y despachadores que tomaban las denuncias vía 066, por lo que de forma instantánea cada dependencia se enteraba de lo que sucedía en cualquier lugar de Iguala, la zona Norte y la Tierra Caliente en tiempo real.
Después de la desaparición de los normalistas las instalaciones quedaron bajo el control de la Gendarmería y después de las fuerzas federales con el apoyo de policías estatales.
Ayer cerca de las 2 de la tarde en un recorrido por el lugar se vio en una pequeña ventanilla a una mujer que está en recepción, sólo se le vio una camisa negra como las usadas debajo de la camisola de los policías estatales, y adentro de las instalaciones había varios soldados del Ejército fuertemente armados.
Minutos después se vio que el portón fue abierto por un soldado y en seguida salieron dos patrullas, la 0827317 y la 0827312 con siete y ocho efectivos fuertemente armados hacia el periférico.

El gobierno federal dio seis meses a la SSP para reclutar personal

Luego de que el Ejército tomó el control de los C-4 en Acapulco, Chilpancingo e Iguala, la Secretaría de Seguridad Pública estatal informó que el Gobierno federal dio un plazo no mayor de seis meses para reclutar y capacitar a personal con el perfil para atender los números de emergencia 066, 089 y el monitoreo de cámaras de seguridad.
La dependencia señaló en un boletín de prensa que para no afectar los derechos laborales de los trabajadores que laboraban en los C4, “una vez que reciba formalmente los recursos humanos y materiales que le transferirá el Consejo Estatal de Seguridad Pública, reubicará a todos ellos en un nuevo centro de trabajo en la SSP, considerando sus perfiles y condición laboral”.
“Cabe destacar que esta acción de transferir temporalmente los C-4 a personal de la Secretaría de la Defensa Nacional contribuirá de manera significativa al mejoramiento del servicio que se brinda a la sociedad a través del sistema de atención a emergencias 066 y el 089 para denuncias anónimas”, indica el comunicado. .
Este cambio en el C-4 en Acapulco, Chilpancingo e Iguala ocurrió a una semana del anuncio del secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong en Acapulco, tras una reunión para dar apoyo tecnológico a la estrategia de seguridad, en la participan 400 soldados del Ejército.

 

Tomado de ElSur

Deja una respuesta
entradas relacionadas
Total
0
Share