Dark Light
Alejandro Bravo y Pilar Vadillo, deben lograr el punto medio del bien común entre la política y los ciudadanos

Se han dado los primeros resultados de una alianza opositora que ha puesto en aprietos al partido en el poder y de paso le ha abollado el ego a la soberbia de Andrés Manuel López Obrador, pero también hay que mencionar una alianza silenciosa de facto por parte de los ciudadanos que desdeñaron la consulta de revocación o ratificación de mandato de AMLO, aunque festejen sus 15 millones de votos, la realidad es que 8 de cada 10 mexicanos no votaron (la abstención también es voto) y eso debe de poner a pensar a los políticos.

Este proceso de alianzas políticas y ciudadanas requieren de gente con el don del consenso, de la empatía y la sensibilidad para lograr esas alianzas a favor de una oferta política, si tomamos en cuenta el reciente cambio de dirigencia del PRI en Guerrero, sería bueno que Alejandro Bravo Abarca, empiece a ver esa posibilidad de generar alianzas, primero con la militancia y liderazgos del tricolor y con la sociedad guerrerense y de ahí la alianza entre partidos,¿ porque pongo este orden?, simple, la sociedad ya vio su propio peso específico en la participación electoral y lo hace sin tener en mente a un partido determinado.

Bravo Abarca tiene esta oportunidad para aprovechar, su experiencia desde el servicio público en la atención e información del comportamiento de los diferentes sectores sociales y económicos de Guerrero, es algo que debe aprovechar primeramente parar el tricolor y a la vez para generar empatía con los guerrerenses que no ven oferta política confiable y por otro lado hay un sector de ciudadanos que estan desencantados con los actuales gobernantes de los tres niveles de gobierno y con sus representantes populares, tanto federales como locales.

Habrá que buscar como ya dejar de lado el discurso de confrontación y de odio que nos esta enemistando social y políticamente, claro que debe haber debate, pero también un discurso y actitud conciliadora, esa será la responsabilidad de Alejandro Bravo y de Pilar Vadillo, como lograr el punto medio del bien común entre la política y los ciudadanos, no hablo del voto duro o la lealtad de la militancia, hablo de los guerrerenses sin filiación y si con participación, los cuáles no han encontrado el incentivo para participar.

Las alianzas deben de ser, sin falsas promesas o compromisos ocurrentes, mucho menos discursos huecos o provocativos o de confrontación, será que Alejandro Bravo Abarca logre que el PRI sea garantía de un compromiso y alianza con Guerrero y los guerrerenses y queda la pregunta de su responsabilidad y compromiso para establecer una… ¿Alianza opositora en Guerrero ?

entradas relacionadas
Total
7
Share