Inicio Opinión Alcaldesa: no ceda, no maquille

Alcaldesa: no ceda, no maquille

5 minuto leer
0
367

Alcaldesa Adela Román: Supongo que ni en sus peores escenarios llegó a pensar que a menos de un mes de su toma de protesta estaría viviendo la situación más tensa, delicada y difícil de su vida.
Supongo que todos sus planes de gobierno se han colapsado ante una realidad y opinión pública que exige, con total y justa razón, resultados en seguridad.
La mayoría de los acapulqueños le exigen que haga algo para detener las muertes estúpidas e inocentes que están habiendo a diario por todo el puerto, solo que yo le pido algo más: no ceda ante los malos, no les entregue la plaza como carta de cambio.
Sé que no es fácil y que se juega la vida, pero usted también lo sabía; compitió, ganó ampliamente y hoy le toca estar al frente de un gobierno amenazado.
Hago mías las palabras del papá de Itzel: “no estoy enojado, estoy encabronado”. No es posible que corra tanta sangre que corta la vida de los que se van, e inunda de dolor y rabia a los que se quedan, presente y futuro.
También le pido, alcaldesa, que no evada la realidad. Vi el video en el que dice que “los acapulqueños no tenemos miedo de salir a la calle y la delincuencia no ha logrado influir miedo en la gente”; falso, alcaldesa, los acapulqueños tenemos mucho miedo de salir a la calle, y de que nuestros familiares salgan a la calle hasta para lo indispensable: ir a la escuela, ir a trabajar, ir a visitar y cuidar a los nuestros. Sus declaraciones no reflejan la realidad.
Si hay un estado de emergencia alértenos, infórmenos sobre la situación real de lo que sucede en Acapulco, denos recomendaciones de precaución y ponga mecanismos de monitoreo e información. Díganoslo, no tiene nada de malo. Cuando hay un huracán o una alerta sanitaria, las autoridades nos dicen que tengamos cuidado, supongo porque quieren cuidar nuestras vidas.
La ciudad está enferma. Los videos de los niños jugando a sicarios, el del señor que se horroriza de que los autos trituren en la indiferencia restos humanos y al mismo tiempo le gana la risa, nos indican la gravedad del asunto: la enfermedad está en las calles y en nuestras mentes.
Contrario a lo que pueda pensar, este mensaje es de solidaridad con usted y con su gobierno. Solidaridad interesada, lo he de decir, porque si algo nos conviene a quienes aquí vivimos y creemos en el bien común, es que algún día, ojalá y no muy lejano, regrese la calma a nuestro querido Acapulco.

 

Opinión publicada por Sergio Lépez Vela en su cuenta de Facebook

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

En Guerrero un fósil único en México con más de 2 mil años

En este museo se podrán observar los restos óseos fosilizados de una ballena barbada que s…