Dark Light

Líderes africanos se reúnen hoy en Kenia para trazar una estrategia conjunta que permita acabar con el tráfico de marfil obtenido de la caza ilegal de elefantes en el continente, que ha puesto a los paquidermos en peligro de extinción.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, inaugurará el encuentro “The Giants Club”, en el que también participarán el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, y el de Gabón, Ali Bongo, así como numerosos científicos y expertos como el famoso conservacionista Richard Leakey.

Todos ellos abordarán la crisis de la caza furtiva de elefantes en África y buscarán una solución conjunta para salvar la fauna del continente, donde en los últimos tres años 100.000 elefantes han sido asesinados para satisfacer el mercado negro de marfil.

El crimen organizado que trafica con el llamado “oro blanco” mueve cada año más de 200 millones de dólares en África, una cantidad que se utiliza para apoyar la actividad criminal, los conflictos armados y el terrorismo, según “The Giants Club”.

También está previsto que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, envíe un mensaje durante la cumbre para mostrar su apoyo a la lucha contra la caza furtiva.

“Esta es una oportunidad extraordinaria para mostrar al mundo que sabemos cómo detener la caza furtiva, y para que el mundo se levante con nosotros y nos ayude”, afirmó la ministra keniana de Medio Ambiente, Judi Wakhungu.

En el marco de este encuentro, el Gobierno keniano quemará mañana 105 toneladas de marfil y 1,35 toneladas de cuerno de rinoceronte para reafirmar su compromiso para acabar con las mafias que trafican con flora y fauna en África.

“The Giants Club” es una iniciativa creada por los presidentes de Kenia, Botsuana, Gabon y Uganda, países que albergan más de la mitad de los elefantes que habitan en la sabana africana.

Durante el encuentro, los líderes visitarán varios proyectos de conservación que el Gobierno de Kenia ha puesto en marcha en la zona del Monte Kenia para proteger la fauna del país.

Entre 20.000 y 25.000 elefantes mueren cada año en África, donde el número total de paquidermos se calcula en hasta 650.000, según la ONU.

El tráfico ilícito de marfil y cuerno de rinoceronte es una importante preocupación en el este de África, donde Kenia y Tanzania son los principales países de salida de estos productos, que luego viajan a China, Tailandia o Vietnam.

Las mafias asiáticas compran los cuernos a los furtivos para venderlos a un precio muy elevado estos países, donde elaboran con ellos pócimas supuestamente curativas o afrodisíacos muy populares entre la población local.

Tomado de Terra

Deja un comentario

entradas relacionadas
Total
0
Share