En entrevista con medios de comunicación, Adela Román Ocampo confió en que Guerrero cambie del rojo al naranja en el semáforo epidemiológico y se puedan abrir actividades en hoteles y restaurantes con un aforo del 30 por ciento de su capacidad, pero advirtió que las playas tendrán vigilancia especial para evitar aglomeraciones.

Fue clara en señalar que no se permitirá el ambulantaje y sólo podrán ingresar a la franja de arena, en horario de 7 de la mañana a 7 de la noche, grupos máximos de tres personas, mismos que deberán respetar la sana distancia, no ingerir alimentos ni bebidas embriagantes.

Elementos de la Marina, Guardia Nacional y la Policía Turística vigilarán para que la gente acate las disposiciones sanitarias acordadas por autoridades federales, estatales y municipales, mismas que fueron avaladas por prestadores de servicios turísticos.

Aclaró la alcaldesa que la reapertura no incluye bares, cines, centros comerciales, gimnasios ni salones de fiestas, entre otras actividades no esenciales, porque estamos en fase de alto riesgo por el nuevo Coronavirus y no es prudente relajar medidas de prevención.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Acapulco
Comentarios cerrados

Mira además

Sondeos dan tendencia irreversible a Añorve como candidato del PRI al gobierno de Guerrero

Diversas casas encuestadoras reconocidas en el país coinciden en apuntalar de manera irrev…