Inicio Acapulco Acapulqueños preocupados e indignados por la violencia, ‘algo se está haciendo mal’, lamentan

Acapulqueños preocupados e indignados por la violencia, ‘algo se está haciendo mal’, lamentan

8 minuto leer
0
264

La violencia que se vive en Acapulco, que en solo tres días ha dejado a dos mujeres asesinadas, ha provocado indignación y preocupación en la ciudadanía, quienes dicen es la muestra de la impunidad.

Acapulqueños coinciden que la autoridad municipal en Acapulco no brindan garantías de seguridad, y aceptan que como sociedad algo “se está haciendo mal” para que ocurra tanta violencia.

Tan solo en lo que va del mes, cinco mujeres habían sido desaparecidas, entre ellas tres adolescentes y además una oftalmóloga, quien fue asesinada al interior de su vehículo. Además, la tarde de ayer apareció el cuerpo sin vida de la joven profesora, Itzel Vega Radilla, quien había desaparecido desde hace ya una semana.

Todos esos hechos detonó la protesta social en contra de los gobiernos y la necesidad de tomar medidas de precaución por su propios medios para el cuidad de mujeres, adolescentes y niñas del puerto.

El profesor Juan Ayala aseguró que la desaparición de mujeres en los últimos días provoca le provoca miedo, impotencia y frustración, de saber que pueden existir personas tan “degradadas mentalmente” que se dedique a secuestrar, torturar, abusar y matar o desaparecer mujeres.

“Ya no se sabe si las características que estás personas requieren para elegir a sus víctimas es que sean jóvenes, bonitas, con hijos o sin ellos, es solamente el hecho ser mujer, esconderse en el anonimato de la impunidad y la ímpetu de las autoridades para encontrar a los responsables que incluso también, pueden ser mujeres”.

María de Jesús Chávez, una joven madre que caminaba por el parque Papagayo al lado de su pequeña hija de preescolar, señaló que es importante cortar con el problema de raíz, pues recordó que al inicio de la violencia en general en el puerto, era “indignante” saber que había “levantones y asesinatos”, pero no pasó mucho tiempo para que se volviera parte de la vida cotidiana.

“¿Cuánto tiempo pasará para que estos feminicidios se hagan normales? Nadie está exento de desaparecer, todos vivimos con miedo en el municipio más violento del país, y ahora un miedo nuevo que tal vez mañana sea un miedo viejo si no se acaba con este problema”, reprochó.

La estudiante de secundaria Adriana Salinas, dijo a La Síntesis sentirse preocupada, pues sale desde de las seis de la mañana para poder llegar a la preparatoria, hora en la que explica, “aún no sale el sol” y en el que se siente con riesgo de que “algo” le pueda ocurrir.

“Con lo que he leído en redes sociales, el miedo se hace un poquito más grande, no dejo de pensar en que soy mujer y camino sola por la calle a muy temprana hora”, explicó.

Por su parte, el ciudadano Leonardo Castillo lamentó los hechos y dijo sentirse frustrado ante la situación que atraviesa el puerto, pues “podría sucederle a cualquier mujer”, ya sea un familiar y una amiga.

Reprochó que hasta el momento ni los gobiernos salientes y entrantes brinden garantías de seguridad para que tanto mujeres y hombres puedan caminar tranquilamente “como antes, cuando podías andar a media noche caminando por Costera”.

Betzy Bautista, dijo que las autoridades están trabajando porque Acapulco, “suene en todo el mundo” pero para mal, pues en lugar de avanzar en materia de turismo y seguridad, están “adoptando” los tipos de crímenes más sonados de otras entidades para superarlos.

“Acapulco es ahora el paraíso de crimen, y bien ganado que se tiene el nombre. Es triste decirlo pero es real”, puntualizó.

Jesús Martín Carreón, señaló que además de los gobiernos, la sociedad porteña también está “haciendo algo mal”, pues desde una pequeña broma, hasta “la gracia” que puede causar una situación o comentario, puede convertirse en un acto machista o sexista lo que hace que las nuevas generaciones sigan creciendo con esos patrones de vida.

“No se vale que las mujeres vivan con miedo todos tenemos mamá, hermanas, primas , tías, amigas, las amigas tienen derecho a divertirse, a salir a la hora que quieran y no estar con esa sozobra del miedo, de que les va a pasar algo”, lamentó.

Por: Gabriela Fernández