El primero de diciembre del año pasado Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como Presidente de México, con este acto comenzó el sexenio de la llamada “La cuarta transformación”.

En el zócalo capitalino de la Ciudad de México en presencia de miles de espectadores y personas afines al proyecto avalaron esta nueva etapa del país, teniendo una serie de rituales como un buen augurio para lo siguiente.

Atrás quedó Andrés Manuel el candidato, transgresor, rebelde, para dar paso a un presidente conciliador, pacificador, dispuesto a terminar con la corrupción, esas eran las expectativas, muy altas por cierto, para lo que venía.

Su primera crisis ya como gobierno fue con el fatal accidente en donde perdieron la vida la ex gobernadora de Puebla Martha Erika Alonso y su esposo el ex Senador Rafael Moreno Valle el 24 de diciembre, hasta la fecha el caso no se ha resuelto, todo lo contrario, recientemente hubo una mala desinformación por parte del gobierno declarando no revelar resultados hasta después de 5 años, misma información que desmintió más tarde Jiménez Espriù en conferencia de prensa.

Mencionaremos este caso ya que la gobernadora tomó protesta ante las impugnaciones y rechazo del ex candidato Miguel Barbosa junto con la presidenta de MORENA Yeidckol Polevnsky que nunca la reconocieron como tal.

La explosión de Tlahuelilpan estado de Hidalgo tragedia que terminó dejando 135 personas fallecidas producto del Huachicoleo y la falta coordinación de las autoridades al no controlar el problema por la falta de personal.

Los discursos en campaña fueron motivo de aprobación de la gente lo que se tradujo en votos y popularidad, sin embargo, a estas fechas solo quedó el discurso, los mensajes, las palabras la realidad dista mucho de lo que el prometió.

Las malas decisiones, ocurrencias e ideas al vapor han ocasionado que diversas calificadoras internacionales no vean a México con buenos ojos y cambien su perspectiva hacia nuestro país.

Desabasto de gasolina en algunos estados, recortes a programas sociales como estancias infantiles, despidos injustificados en el gobierno federal, la cancelación del NAICM son algunos elementos que han sido producto de las malas decisiones y que le están causando un malestar a la gente.

Andrés Manuel lo ha declarado constantemente están pagando justos por pecadores, con ese criterio gobierna para acabar con la corrupción, en ese sentido considero que se equivoca en cortar de raíz en lugar de realizar auditorías a todos los involucrados, habla de malos manejos, corrupción, fuga de recursos, nepotismo sin embargo no vemos detenidos ni responsables de los hechos solo discursos y en eso queda.

Las conferencias mañaneras han sido un error de comunicación social ya que aborda todos los temas y responde sin bases ni fundamentos, en la mayoría de las ocasiones recurre a la culpa del viejo régimen neoliberal, sufriendo consecuencias que después su vocero de comunicación Jesús Ramírez Cuevas tiene que aclarar, desmentir o responsabilizar a los medios de la información.

Haciendo un balance en estos 100 días sobresale la inexperiencia de su gabinete, el alza en asesinatos por la inseguridad, tráfico de influencias, falta de preparación en cargos importantes en su gabinete, descrédito a la oposición, campaña negativa hacia los gobernadores de oposición, descalificación a medios de comunicación, es decir todo lo que el en su momento criticó en los sexenios pasados él lo está aplicando.

A pesar de ello reconocemos su buen índice de aprobación con la gente, mucho ojo eso no significa su nivel de desempeño, pero si se muestra como un chivo en cristalería con un grado alto de riesgo lo que muy pronto terminaría con el encanto y pasaría al desencanto.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Editor
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Preparan playas de Acapulco rumbo a la celebración del Día Mundial Turismo

El Subsecretario de Turismo, Noé Peralta Herrera, junto al Director de Promotora de Playas…