Inicio WOW Vargas Llosa pide una receta para no salir en «¡Hola!»
WOW

Vargas Llosa pide una receta para no salir en «¡Hola!»

5 minuto leer
0
421

Vargas-Llosa-Madrid-REUTERSAndrea-Comas_CLAIMA20160301_0217_28

Madrid. El escritor Mario Vargas Llosa no lleva bien el interés de la prensa del corazón por su relación sentimental con Isabel Preysler, una de las reinas de las revistas en España, y hoy se vio en Madrid que también se siente incómodo cuando le preguntan por su aparición en las portadas de las revistas rosas.

«¿Qué tendría que hacer para no aparecer en ‘¡Hola!’? Si usted me da una receta, se lo agradecería», espetó a un periodista que en la presentación de su nueva novela, Cinco esquinas, le preguntó si de enemigo de esa publicación en su ensayo La civilización del espectáculo (2012) se había convertido ahora en cómplice.

 Cinco esquinas es una mezcla de «thriller» y retrato social y político de los últimos días del Gobierno de Alberto Fujimori, donde critica el mal periodismo, «amarillo y chismoso,» y donde el sexo sirve de válvula de escape.

«Hay que tratar el sexo con naturalidad, ya hemos pasado por Freud y el psicoanálisis, por toda la cultura sexual de nuestro tiempo, que es rica y variada, y deberíamos estar informados de que en el sexo no existe una normalidad y una anormalidad, que las fronteras se confunden y se borran y las posibilidades son infinitas», explicó en una entrevista con Efe.

Y es que el libro comienza con una escena erótica entre Chabela y Marisa, dos amigas de la alta sociedad convertidas en amantes una noche, al verse obligadas a no salir de una vivienda por el toque de queda vigente en los años 90 en Lima, ciudad inmersa en la violencia, las extorsiones y los secuestros. Una novela llena de erotismo porque, en opinión del Nobel peruano, es «un síntoma de alta civilización».

En cambio, le gusta menos lo de salir en las revistas de chismes. «Si yo pudiera elegirlo, no aparecería en ‘¡Hola!’. Me gustaría aparecer en las revistas literarias, que es mi mundo», manifestó unas semanas después de haber concedido junto a Preysler una entrevista a esa publicación, la primera como pareja, que fue portada en febrero.

El Premio Nobel de Literatura, que a finales de mes cumple 80 años, asegura sin embargo sentirse incómodo con la atención que le brinda la prensa del corazón. «Salir y tomar un café ya no lo puedo hacer porque hay fotógrafos que me persiguen no sé para qué», lamentó.

Detrás de todo ello ve «un problema cultural muy serio». «Hay mucha gente que quiere ese material, la vida en rosa», dijo.

En Cinco esquinas (Alfaguara), que saldrá a la venta el jueves en España y América Latina, el escritor peruano arremete precisamente contra el periodismo sensacionalista, además de contra el pasado reciente de la política de su país.

«El amarillismo refleja una cultura en la que el entretenimiento ha pasado a ser el valor predominante», reflexionó hoy. Ahora, «el peligro para el periodismo viene de adentro, empujado por una exigencia de un público cada vez más interesado en el entretenimiento, que a través del periodismo llega al amarillismo».

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por 
Cargue Más En WOW

Deja un comentario

Mira además

Sondeos dan tendencia irreversible a Añorve como candidato del PRI al gobierno de Guerrero

Diversas casas encuestadoras reconocidas en el país coinciden en apuntalar de manera irrev…